Crisis política y escalada del capital en Brasil

Rosa Maria Marques y Patrick Rodrigues Andrade| La crisis política en Brasil, más allá de los lugares comunes a ella usualmente atribuidos (“compleja”, “combinada con crisis económica”, etc.), no se trata simplemente de una forma “crítica” de resolución de conflictos distributivos entre las clases dominantes “locales”, en donde los costos de la crisis serían socializados para el conjunto de los trabajadores. Ese es apenas su aspecto más evidente y que ya se diseñaba con el ajuste (propuesto, aunque no llevado a cabo) de Dilma. Lo que se coloca como fundamento más grave de la crisis es el movimiento de realineamiento del Brasil (y de Latinoamérica) con los intereses imperialistas estadounidenses luego de casi una década de no estar alineado.

Desde el punto de vista externo, se trata, de una ofensiva neoliberal bajo la égida de los Estados Unidos aplicada a América Latina (y sobre los denominados BRICS). Se trata de llevar a cabo las reformas incompletas o no realizadas durante el período anterior de dominio neoliberal en la región. Apenas para ejemplificar, recordemos que, en el caso brasileño, la legislación laboral se presenta como un gran obstáculo para la flexibilización total del mercado del trabajo. Este, a pesar de sus problemas, regula la contratación y el despido de los trabajadores del mercado formal del trabajo, estando lejos del “edén de los derechos naturales” de entre los cuales el libre cambio estadounidense extrae sus bases.br marcha

Dentro de ese panorama, un conjunto de herramientas ha sido articulado intentando un mayor debilitamiento del Mercado Común del Sur (Mercosur) y la interrupción de cualquier política que pueda fortalecer a la Unasur, buscando una completa “extranjerización” de las actividades económicas (petróleo, compras públicas, procesos licitatorios, etc.). No obstante, aunque las reformas neoliberales ya no son consideradas “razonables” y suficientes por el gran capital internacional, estadounidense o no, y sus secuaces locales, el objetivo es el de un redireccionamiento con la intención de reorganizar toda la inserción externa de la región. Eso se evidencia mediante el conjunto de acuerdos patrocinados por los Estados Unidos (TPP, TTIP y TISA) que ampliarán la subordinación de la región a los países centrales en su conjunto (cuya expresión cristaliza fundamentalmente en la OTAN).

Internamente en Brasil, y desde el punto de vista económico, el resultado de la ofensiva neoliberal será una mayor privatización de lo que todavía resta y, principalmente, una mayor “extranjerización” de la economía. Los objetivos que se destacan son, justamente, Petrobrás y el sector de infraestructura y construcción civil brasileño, objetos de investigación de la Operación Lava-Jato. Desde el punto de vista político, el resultado, que ya se ha diseñado será una creciente intolerancia y represión a los movimientos sociales de trabajadores. En ese aspecto, el avance de la derecha no se restringe a esos “actores”: este se da sobre todo el conjunto de derechos humanos, esto es, no apenas aquellos derechos tenidos como de segunda y tercera generación, sino también los de cuarta generación, que incorporan el reconocimiento identitario del otro. Es necesario destacar que fue durante la experiencia de los gobiernos del PT que se dio el crecimiento al interior de la entonces “base aliada”, fiadora de la “gobernabilidad” de los sectores profundamente reaccionarios (destacándose el sector evangélico en el Congreso Nacional), que intentan explícitamente criminalizar cualquier forma de aborto y que constituyen la cara institucionalizada de la persecución y la violencia contra los grupos LGBTTs.

br temer golpistaPor último, otro aspecto importante que se puede concluir de la experiencia de los gobiernos del PT se refiere a los límites establecidos por un proyecto fundado en la conciliación de clases. Eso, como bien demuestra la historia del capitalismo, está condenado al fracaso, siempre que, en su interior, no se construya una vía de superación por el lado de las masas populares. Si eso no ocurre esos gobiernos resultan solamente la antecámara del avance de la derecha sobre los movimientos sociales, de los trabajadores y del conjunto de los oprimidos.

Ver documento completo:

pdf_iconBrasil- Rosa Marques articulo

Deja una respuesta