Tecnoliberalismo: Milei intenta hacer de Argentina una sucursal de Silicon Valley

249

Claudio della Croce

Hacer de Argentina una factoría del Silicon Valley, agenda internacional del gobiernoEl ministro de Economía, Luis Caputo dio rienda suelta a su optimismo y explicó el objetivo de la nueva gira presidencial por Estados Unidos es «hacer de Argentina un polo mundial de inteligencia artificial». Pero es muy pronto para celebraciones: nada indica que la alfombra roja que estos poderosos empresarios le desplegaron al mandatario libertario se traduzca en el corto plazo en inversiones

Esta avanzada del gobierno seria impensada sin las ideas y valores que se vienen instalando mucho antes de su gobierno en las redes sociales, del tecnolibertarismo. En consonancia con las necesidades del capital tecnológico concentrado, en un país en desarrollo como Argentina, Milei sostiene y divulga el liberalismo de mercado, determinado por la oferta y la demanda y la destrucción del Estado en tanto actor que reordene el tablero económico, en función de la justicia social y del desarrollo del mercado interno, señala Verónica Sforzin, doctora en Comunicación.Elon Musk y Javier Milei, en abril de este año

Durante la semana, el Gobierno publicó una tras otra las fotos de las reuniones del presidente Javier Milei con los altos ejecutivos y propietarios de varias de las principales empresas tecnológicas estadounidenses y del mundo: Google, Apple, Meta (Facebook) y OpenAI, creador de ChatGPT. Fueron fotos “sociales” sin detalles ni anuncios.

Javier Milei está convencido de que es una estrella mundial y uno de los líderes más importantes del planeta. En Silicon Valley, destino de su cuarto viaje a Estados Unidos en cinco meses y medio de gestión, no hicieron nada para convencerlo de lo contrario.

Tampoco queda claro qué incentivos están ofreciendo los funcionarios argentinos para que estas grandes empresas inviertan. De lo que no cabe duda es que este nuevo viaje de Milei a Estados Unidos estuvo 100% enfocado en vender la idea de Argentina como el futuro Silicon Valley sudamericano.

La propuesta de Milei es por demás apetecible par alas empresas trasnacionales. Ofrece de regalo el apetecible ecosistema científico y tecnológico argentino para subordinarlo a las grandes corporaciones de la tecnología, intentando inaugurar una nueva etapa de colonización en nuestra región.

La desregulación de las telecomunicaciones y de la economía, así como el fetiche de la modernización económica y tecnológica permitirán la entrada de capitales privados, quienes con su financiamiento pueden imponer objetivos y terminar de subordinar a los nichos de desarrollo tecnológico en software y hardware y de alta tecnología argentina a sus objetivos comerciales y geopolíticos.

Con un gobierno más atento a los deseos de los empresas que en Brasil y Colombia, con un contexto más seguro que México y con una mano de obra calificada mucho más numerosa que otros países como Chile y Uruguay, Milei viajó a San Francisco para conquistar a la élite tecnológica de Estados Unidos, señala El Destape.

 Demian Reidel, titular del Consejo de Asesores Económicos de Milei y el hombre sindicado como el cerebro detrás de este viaje señaló que “Como siempre en Europa hacen todo mal, sobreregulan y están matando toda la innovación. Por eso no hay grandes empresas de esto en Europa. China va a hacer lo que se le dé la gana. Por lo tanto, van a tener una ventaja comparativa contra nosotros y el resto del mundo. Y si esto no mata todo, ellos (China) tienen el revolver más grande”.

Javier Milei
Junto a Sam Altman

Estados Unidos está tratando esto en el Congreso, pero no saben, no tienen idea de cómo regular esto, aseguró Reidel al principio del viaje. Mientras, Martín Varsavsky, empresario argentino que vive en España -también parte de la delegación presidencial- había señalado que «Vamos a explicar que Argentina ya no es un país populista, socialista, peronista; que es un país que ahora está alineado con Estados Unidos y no con Rusia y con Irán; y que está listo para abrazar la tecnología».

Para los analistas estadounidenses el problema es la estabilidad. El gobierno ulteraderechista de La Libertad Avanza aún no puede garantizarlaa mediano y largo plazo de su marco legal de desregulación y privatización. La estabilidad y el levantamiento del cepo cambiario son dos de las principales condiciones que reclaman los empresarios que aplauden y reciben con los brazos abiertos a Milei en EEUU.

Durante su visita a Estados Unidos, Milei se cruzó este miércoles con un grupo de manifestantes que repudiaron su visita a la Universidad de Stanord y que lo llamaron «fascista». «Milei, fascista, no queremos tu visita», cantaban  en uno de los accesos de salida del centro educativo, lo que originó el tenso cruce con el presidente argentino, quien se acercó a las vallas de seguridad para encarar a los estudiantes de origen latino; «Los fascistas son los socialistas, nosotros los liberales somos opositores», respondió.

Controlar la IA

Mientras el Congreso federal estadounidense está prácticamente paralizado por la polarización y la previa electoral, California discute exigirle a las empresas que hagan público la información con que alimentan a sus sistemas de inteligencia artificial, garantizar que no se reemplazarán puestos de trabajo humanos con esta tecnología, prohibir la generación ficticia de voces e imágenes de personas reales, y limitar los sistemas más poderosos de IA para evitar desastres con consecuencias masivas.

Lo que reclaman son regulaciones que buscan controlar los posibles efectos destructivos o negativos del desarrollo de este tipo de tecnología -que está demostrando tener aspectos y cualidades no buscadas inicialmente, según varios expertos- sobre el ser humano y las sociedades en general. Sin embargo, para Reidel, «sobreregulan y están matando toda la innovación».

La preocupación por la seguridad en el desarrollo de la inteligencia artificial y las regulaciones para garantizar que se tomen ciertos recaudos en el marco de una carrera frenética hacia el siguiente nivel de esta tecnología -que podría significar el mayor salto en la historia de la humanidad, pero que implica un riesgo existencial para la población del planeta- está lógicamente en el tope de la agenda de las principales potencias del mundo, aunque para la comitiva argentina es solamente un obstáculo para los negocios.

En Seúl se realizó la semana pasada el segundo Encuentro Global sobre Seguridad en IA, con participación del primer ministro de Gran Bretaña Rishi Sunak, y el presidente coreano Yoon Suk Yeol. Allí, 27 países (incluídos EEUU y la UE) firmaron por primera vez un compromiso para “desarrollar umbrales de riesgo compartidos para el desarrollo y despliegue de la IA de avanzada, incluído un acuerdo sobre cuándo las capacidades del modelo podrían plantear ´riesgos graves´ sin las mitigaciones adecuadas”.

*Economista y docente argentino, investigador asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.