El marco temporal de las tierras de los pueblos indígenas de Brasil

468

Antonio Martins Soares Santana

La política en el Congreso Nacional de Brasil, en pleno siglo XXI, vuelve una vez más al contexto histórico del siglo XV para penalizar maliciosamente a los pueblos originarios de la tierra. Como la mayoría de los lectores brasileños tendrá dudas sobre qué son y por qué deben ser llamados pueblos originarios, voy a abrir comillas para decirlo de la forma más común que todos entienden, “pueblos indígenas”. Una nomenclatura acuñada por los colonizadores portugueses que llamaban indios a los grupos étnicos que vivían aquí felizmente, antes de que sus invasores los reprimieran. Era una forma de etiquetarlos con la misma etiqueta que los pueblos indios.

En 1500 d.C, el supuesto descubrimiento de Brasil, como es comúnmente enseñado en las escuelas brasileñas por los libros de texto, en los que idealizan una de las masacres más sangrientas de la historia de la humanidad, la impuesta y aplicada a los pueblos originarios por sus colonizadores, y que se diga, el sacrificio y la masacre continuaron, porque, a lo largo de todos estos siglos, – no han parado, la matanza y la persecución de un pueblo, pacífico, feliz, y que a lo largo de su existencia cuida de sus bosques y de sus ríos y lagos como ningún otro pueblo, – lamentablemente continúa. Al mismo tiempo, durante más de cinco siglos se han enfrentado a la furia de sus colonizadores. Brasil: La Corte retoma el juicio del “marco temporal” referido a las tierras indígenas

Hombres blancos que se han apoderado de sus tierras con armas sofisticadas, con una nueva forma de hacer política, y que en sus leyes, elaboradas en sus parlamentos, se apoderan de sus territorios con argumentos de empresariado capitalista. Agronegocios, industrialización de los recursos forestales, explotación de metales preciosos, fuentes de agua dulce, peces y muchos otros recursos. No importa si masacran, desmovilizan y desplazan a los primeros pueblos de la tierra para lograr estos objetivos.

En los últimos días se ha votado en el Congreso Nacional de Brasil un proyecto de ley denominado Marco Temporal, que incluye una enmienda constitucional para delimitar las tierras de los pueblos indígenas únicamente como aquellas ocupadas hasta la promulgación de la Carta Constitucional de 1988. Por tanto, las ocupadas después de esa fecha se considerarán ilegales. El problema con esto es que los pueblos que se encuentren en territorios ocupados por grandes y poderosos terratenientes después de esa fecha y que estén en medio de conflictos, independientemente de los medios utilizados para tales fines, serán considerados ilegales para que dichos pueblos originarios continúen habitándolos. También cabe destacar que quienes se encuentren ilegalmente en posesión de terratenientes deberán abandonar las tierras en disputa.

Exterminio indígena y demarcaciones estancadas: | Direitos HumanosEl proyecto de ley, que permanecía en el orden del día del Congreso desde 2009, ha vuelto al pleno desde el inicio del nuevo mandato del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva, cuya posición política es claramente contraria. Proyecto de Enmienda Constitucional. Por lo tanto, toda la bancada de izquierda y algunos otros partidos también están en contra de la aprobación del Marco Temporal. Sin embargo, debido a conflictos políticos que involucran la agenda del actual presidente de la Cámara de Diputados, Arthur Lira, este último priorizó la votación de este proyecto de ley para que contradiga la voluntad manifiesta del presidente a favor de los pueblos indígenas en la campaña presidencial de 2022. Con semejante conflicto en la agenda del actual gobierno, un asunto de tal magnitud en la política brasileña ha dejado al gobierno en la estacada.

Así las cosas, sólo tiene dos alternativas: sancionar la ley o vetarla. Sin embargo, si opta por vetar esta ley, tendrá que volver al Congreso, y a las dos cámaras, Congreso y Senado, y por lo tanto, como la oposición tiene mayoría, porque el presidente de la Cámara Arthur Lira lo sabe muy bien, este proyecto de ley obviamente volverá por segunda vez, y si se aprueba, no hay alternativa a que entre en vigor, excepto si el Tribunal Supremo (STF) juzga que es una ley inconstitucional. Sin embargo, se trata de evitar todo este desgaste ante un conflicto en el que están en juego los intereses de los pueblos originarios de la tierra, que sufren todo tipo de agresiones políticas por parte de sus colonizadores, empresarios blancos descendientes de antiguos colonos que en la actualidad tratan de proteger a estos pueblos, que sufren sus agresiones a diario desde que llegaron aquí en el año 1500, y que lo han venido haciendo hasta la actualidad.

Marco temporal": el Supremo Tribunal de Brasil retoma el juicio sobre los derechos indígenas a las tierras | Cinco jueces tienen que emitir su voto | Página|12Desafortunadamente, esta es la verdad: pueblos nativos sin armas poderosas, con poca representación directa dentro de la estructura gubernamental, se han visto obligados a resistir a sus verdugos durante casi un milenio ante los ataques a sus derechos. Ya no bastan las agresiones sufridas por la política adoptada hacia esos pueblos durante la administración del gobierno pasado, en la que murieron como moscas debido a las acciones de Covid-19. Según muchas corrientes políticas opuestas al régimen adoptado por el gobierno pasado, el número de muertos de esos pueblos fue tan grande que puede considerarse un genocidio.

Desde el inicio de la terrible colonización, los pueblos mencionados han sufrido todo tipo de agresiones, y el actual Marco Temporal es el mayor paquete de males contra estos pueblos, que no tienen tregua de las maldades políticas de los grupos elitistas de Brasil, que no tienen límites para imponer sus ambiciosos intereses económicos.

Por lo tanto, el artículo pretende llamar la atención de la comunidad internacional y, prioritariamente, de los pueblos latinoamericanos, en fin, de toda América Central y América Latina, sobre la política en Brasil que una vez más está armando un paquete de males contra estos pueblos que sufren diariamente las agresiones perpetradas por una élite de dominadores blancos que aún mantienen los ideales y caprichos de los viejos invasores europeos, que se apropiaron sin límites de las tierras brasileñas, que siempre tuvieron como primeros habitantes a los pueblos originarios. Por lo tanto, sólo uniendo fuerzas y uniéndonos a estos pueblos podremos alcanzar esta victoria a favor de los pueblos originarios.

Referencia

SANTANA, Antonio Martins Soares. El genocídio del Pueblo nativo yanomami. Artigo Publicado na Revista Nodal, en 10\02\2023. https://www.nodal.am/2023/02/el-genocidio-del-pueblo-nativo-yanomami-por-antonio-martins-soares-santana/

 Notas

1 El marco temporal de las tierras indígenas, también conocido como tesis de Copacabana, es una tesis jurídica que se desarrolló en la sentencia del caso Raposa Serra do Sol, dictada por el Tribunal Supremo de Brasil (STF) en 2009. En ella, el Supremo decidió que el artículo de la Constitución que garantiza el usufructo de las tierras tradicionalmente ocupadas por indígenas brasileños debe interpretarse en el sentido de que sólo cuenta las tierras en posesión el 5 de octubre de 1988, fecha de promulgación de la Constitución. [1] La tesis fue presentada por el juez Menezes Direito, junto con otras 19 condiciones que pretendían dar mayor seguridad jurídica al proceso de demarcación de las tierras indígenas. 2] El nombre de “tesis de Copacabana” proviene de un comentario del juez Gilmar Mendes en una sentencia de 2014 que reafirmaba el marco temporal: “Por supuesto, Copacabana ciertamente tuvo indios en algún momento; la Avenida Atlântica ciertamente estuvo poblada por indios. Si adoptamos la tesis planteada en esta sentencia, podemos recuperar estos pisos de Copacabana, sin duda, porque ciertamente habrá habido propiedad india en algún momento”[3] Marco temporal de las tierras indígenas – Wikipedia, la enciclopedia libre (wikipedia.org) Sitio visitado el 28\09\2023

2 De hecho, los pueblos indígenas de Brasil llevan luchando heroicamente contra sus invasores, los colonizadores, desde que los portugueses pisaron el país por primera vez en 1500. Desde entonces, cada día es una nueva batalla para estos pueblos sin armas poderosas, sin medios tecnológicos modernos para defenderse de los poderes internos y externos para seguir sobreviviendo.

*Licenciado en Historia por la Universidad Leonardo Da Vinci SC, Feira de Santana BA, Licenciado en Música por la UEFS-BA, Miembro de la Red Internacional de Cátedras, Instituciones y Personalidades sobre el Estudio de la Deuda Pública (RICDP – www.ricdp.org), asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.