La diputadocracia ataca al gobierno para saquear la República

471

Jeferson Miola

El presidencialismo de coalición, concepto creado por Sérgio Abranches a fines de la década de 1980, ya puede ser considerado como “un río que pasó por nuestras vidas”, como dice la canción de Paulinho da Viola. Ese sistema, aunque cuestionable desde el punto de vista ético, moral y republicano, al menos tenía como premisas la lealtad política y la reciprocidad. También tenía una lógica racional y por lo tanto una cierta previsibilidad.

En el presidencialismo de coalición, el presidente electo entregaba ministerios a políticos adherentes y, a cambio, los partidos de oposición, o incluso antagónicos, correspondían con votos para aprobar en el Congreso el programa electo y los proyectos de interés del gobierno. Incluso con su corrupción intrínseca, el “negocio” funcionaba y fluía razonablemente bien. Este, sin embargo, murió; no existe más.

Sin embargo, en lugar del presidencialismo de coalición tardío, el sistema presidencial “original” previsto en la Constitución no ha vuelto a tener vigencia. Tampoco se adoptó el semipresidencialismo. Y, menos aún, el parlamentarismo.

Apoiado por PT e PL, Lira consolida favoritismo absoluto na Câmara | VEJA
Arthur Lira

Hoy, el sistema de facto vigente en Brasil es el  sistema parlamentario basado en la extorsión, el chantaje y el acoso . Este sistema viola la Constitución, al usurpar poderes, competencias y prerrogativas exclusivas del Poder Ejecutivo, y sabotea la soberanía popular, al impedir que el gobierno legítimamente electo gobierne con el programa elegido en las urnas.

En el sistema de diputados, los diputados secuestran el presupuesto de la Unión, los fondos públicos, la administración de los asuntos estatales y las políticas públicas. Quien decretó la muerte del presidencialismo de coalición fue el diputado Arthur Lira/PP, jefe de la  DiputadocraciaEn marzo pasado, Lira dictaminó que “un gobierno de coalición [presidencialismo de coalición], con el canje de ministerios por apoyo, ha demostrado que no va a funcionar”.

A su juicio, «las reformas resuelven esto sin necesidad de un ministerio». Con “IstoÉ”, Lira se refiere a la estabilidad política, la gobernabilidad protegida y, obviamente, la supervivencia misma del gobierno de Lula, ya sea de la amenaza de muerte por juicio político o por asfixia.

Los diputados son totalmente adictos al presupuesto secreto. No pueden vivir sin las enmiendas parlamentarias que manejan sin control público y sin transparencia.

Cuanto más corruptamente consumen fondos públicos a través de enmiendas parlamentarias en parroquias electorales, más necesitan la droga adictiva.

 Arthur Lira (PP-AL) y Luciano Cavalcante

En el sistema de diputados no importa quién resulte electo para la presidencia de la República  y qué programa se eligió en las urnas, porque los diputados entienden que son ellos, y no el presidente electo, quienes deben conducir el país, siempre, por supuesto, en la dirección del atraso, el conservadurismo, la preservación de las desigualdades, las injusticias sociales y el robo continuado de la riqueza y el ingreso nacional.

En la votación de la Medida Provisional para la organización de los ministerios [MP 1154], Lira chantajeó la derrota del gobierno si el presidente Lula no entraba de cabeza en la articulación política.

El líder chantajista de la Deputadocracia dijo que “hoy el gobierno ha estado contando con la buena voluntad [sic] de esos partidos que están votando republicano” [sic] para aprobar a la MP, pero amenazó que “este combustible se está acabando”.

Sin embargo, luego de que Lula se involucrara directamente en la articulación con las bancadas y los partidos, Lira le hizo saber al gobierno, a través de Elmar Nascimento/União Brasil, uno de sus diputados favoritos, que “no hay posibilidad de que apoyemos formalmente al gobierno si el presidente Arthur Lira está fuera de la base gobernante”.

Elmar Nascimento explicó que para que el extorsionista Lira se sume a la base del gobierno, sería necesaria «una invitación formal del presidente Lula». Y agregó: “¡Con base en esta invitación, Lula y Lira negociarían los términos del acuerdo”! Subrayar “términos del acuerdo”.

Es decir, ahora Lira exige nada menos que ser socio obligado del gobierno “enemigo”, contra el cual participó activa y militantemente en la guerra fascista-militar para derrotar en las elecciones. Y la ambición del nuevo socio no es baladí: quiere nada menos que el Ministerio de Sanidad. El objetivo, evidentemente, no es mejorar el SUS, sino controlar su presupuesto de R$ 180 mil millones capilarizados en los 5.568 municipios brasileños.

Así como hace el saboteador bolsonarista Roberto Campos Neto en el Banco Central, Lira no quita el cuchillo del cuello al gobierno de Lula. Él y su manada no cesan en la guerra contra el resultado electoral porque quieren mantener el control que obtuvieron durante el gobierno militar-fascista sobre el presupuesto y los fondos públicos; quieren libertad total para seguir saqueando el país cada vez más.

Sin correlación de fuerzas en el Congreso para oponerse a la Diputadacracia que piensa el gobierno para saquear la República, Lula tiene el desafío de construir una gobernabilidad popular, anclada en formas de democracia directa y plebiscitaria, para garantizar su apoyo y poder materializar el programa de gobierno electo el 30 de octubre.

*Miembro del Instituto de Debates, Estudios y Alternativas de Porto Alegre (Idea), fue coordinador ejecutivo del V Foro Social Mundial. Colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.