Radiografía de la población argentina: envejecimiento, feminización y crecimiento medio

542

 Raúl Kollmann-Página12

Envejecimiento, feminización, crecimiento medio. Esos parecen los tres parámetros que registra la población argentina a partir de los primeros datos provisorios del censo dados a conocer por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). La población aumenta al 11,6 por mil anualmente, es decir que, en promedio, se agregan, por año, 11 personas por cada mil habitantes del país. En Nigeria, el aumento es de 24 por mil; en Chile de 17 por mil y en Alemania cae anualmente en seis personas por cada mil.

La población argentina tiene actualmente 46.044.703 habitantes, es decir, 5.927.607 de personas más que las relevadas en el útimo censo, en 2010. Del total de habitantes, el 51,76 % son mujeres, el 48,22% son varones y el 0,02% no se identificó con ninguno de los dos géneros mencionados anteriormente. El desagregado de cantidad de habitantes por jurisdicción arrojó que la provincia de  Buenos Aires es la más poblada, con 17.569.053 personas.  En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se contabilizaron 3.120.612 de habitantes, mientras que en la provincia de Córdoba residen 3.978.984.A su vez, en Santa Fe viven 3.556.522 personas y en Tucumán, 1.703.186.

El proceso de envejecimiento es lógico, porque aumenta la expectativa de vida. Pero eso se compensaría si hubiera muchos niños y eso no sucede: la tasa de fecundidad —cuántos hijos tiene cada mujer en etapa de fecundidad— se está derrumbando, según un adelanto del censo aún no publicado. Pero un punto clave es que las mujeres tienen mayor expectativa de vida que los hombres en la Argentina —y en todo el mundo—: viven, en promedio, hasta los 78 años (datos del censo 2010), mientras que la expectativa de vida de los hombres, en la Argentina, es de 72 años.

Eso produce que, según el Indec, de 527 distritos que tiene el país, sólo en 110 hay más varones que mujeres. La Ciudad de Buenos Aires es la más feminizada: hay 116 mujeres por cada 100 hombres. En total, en la Argentina, hay 1.500.000 más de mujeres que de hombres.

Las conclusiones surgen del análisis que Página/12 realizó con el doctor en Geografía, Pablo Paolasso, a cargo del Instituto de Investigaciones Territoriales y Tecnológicas para la Producción del Habitad de la Universidad de Tucumán e investigador del Conicet.

-¿Muchos o pocos argentinos?

-“Hay un proceso mundial que arrancó con los países más desarrollados y por supuesto llega a los países de desarrollo medio como el nuestro: las familias se hacen más chicas —explica Paolasso—. Y eso es lo que explica que Argentina tenga tasas de crecimiento que están en mitad de tabla.

En Senegal, el crecimiento anual es de 26 personas por cada mil; en Nigeria 24 por cada mil; en Chile 17 por cada mil y la Argentina crece, anualmente, 11,6 personas por cada mil. Estados Unidos, por ejemplo, tiene una tasa superior de crecimiento de la población comparada con la Argentina, —21 por cada mil— pero es por la inmigración. Más de la mitad del aumento es por los inmigrantes que llegan. Y la diferencia es notoria con países europeos. Francia aumenta apenas tres personas por cada mil; Austria cinco y Alemania decrece”.

Censo 2022: el factor sorpresa que explica que la población haya crecido  18% en 12 añosLo que surge de los datos adelantados por el Indec es que el ritmo de crecimiento de la población argentina no cambió mucho. Entre 2001 y 2010 el aumento fue de 11,3 por mil anualmente y de 2010 a 2022 el promedio anual de crecimiento fue de 11,6.

“En términos demográficos es una diferencia insignificante. Eso sí, hay que verlo distrito por distrito. Como era esperable, el aumento en Añelo, donde está el proceso de Vaca Muerta, es explosivo: había 10.786 habitantes en 2010 y 17.876 en 2022. Y hay otros departamentos, por ejemplo, Gastre, en Chubut, en que la población decreció. En general, las políticas públicas influyen mucho. En el sur, Tierra del Fuego, por su régimen promocional, es el distrito de mayor aumento de población de la Argentina. Y, en segundo lugar, Neuquén. Mientras que Chubut y Santa Cruz bajaron el ritmo de crecimiento.

-¿Existe una estructura ideal de la población?

–Bueno, los países africanos tienen muchísimos niños —explica Paolasso— y no cuentan con capacidad económica para que esos chicos se desarrollen. Tienen una pirámide con una base inmensa. Los países europeos, en cambio, tienen poca base y la punta de la pirámide es amplia. Eso se traduce en enormes complicaciones para mantener a una población envejecida. La Argentina, por ahora, tiene una situación bastante armónica, aunque la base se está achicando por la caída en la fecundidad.

Las familias más chicas

El Indec no publicó aún todo lo que tiene que ver con las estructuras familiares, pero la directora de Estadísticas Sociales y de Población, Gladys Massé, una verdadera autoridad en la materia, adelantó que existe una fuerte caída en la tasa de fecundidad, que es la cantidad de hijos que tiene cada mujer en edad fecunda, entre los 15 y los 49 años.

Informe de UNICEF: más de un millón de chicos y chicas se saltean comidas  por falta de dinero“Es un proceso mundial que, efectivamente, arrancó en los países desarrollados —analiza Paolasso—. Se habla del ‘costo’ de tener un hijo, pero no es sólo un costo económico. También tiene que ver con aspiraciones de los padres, de desarrollar su carrera o su vida sin tener a nadie a cargo, también debe influir la inestabilidad de las parejas y, desde ya, el tema económico”.

Paolasso sostiene que también en esta materia las políticas públicas influyen. Todas las provincias del noroeste —Tucumán, Salta, Jujuy, Santiago del Estero, Catamarca— registran mayores índices de fecundidad y el investigador analiza que es por el impacto de la Asignación Universal por Hijo.

La feminización de la población: en Argentina hay más mujeres que hombres

-“Uno de los resultados del censo es que hay una proporción mayor de mujeres que de varones —remarca Paolasso—. Esto no es llamativo. En todas las poblaciones sucede este fenómeno. Si bien nacen aproximadamente un cinco por ciento más de varones, a medida que transcurren los años hay un fenómeno de sobremortalidad masculina.

A medida que la población se va haciendo más longeva (como sucede en Argentina), la sobremortalidad se acrecienta. Los hombres viven menos años que las mujeres. Esa diferencia en Argentina supera los seis años. Y en países desarrollados la diferencia es aún mayor. Por ejemplo, en Japón la diferencia es de ocho años. A medida que transcurre un proceso que se conoce como transición demográfica, las diferencias entre la cantidad de mujeres y varones se acrecienta”.

Un informe sobre la población bonaerense habla de “feminización creciente”  | 0223Según afirman los especialistas, todavía no hay análisis científicos verificadas sobre esta mayor longevidad de las mujeres. Tampoco hay demasiadas explicaciones de por qué nacen más hombres que mujeres. Lo cierto es que los datos duros son contundentes.

En la gran mayoría de los distritos de Argentina hay más mujeres que hombres. La mayor proporción de mujeres está en Ciudad de Buenos Aires. El distrito donde hay menores diferencias es en Tierra del Fuego. En todas las áreas urbanas predominan las mujeres y esa proporción disminuye significativamente en las áreas rurales.

Personas en situación de calle 

“Uno de los puntos en debate es el exiguo número de personas en situación de calle que se registraron —anota Paolasso—. Ese guarismo lo pusieron en duda hasta las propias autoridades del Indec. Hay que tener en cuenta que esa característica de la población se obtiene por primera vez en un operativo censal argentino y, por lo tanto, va a necesitar diferentes ajustes en los futuros relevamientos».

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.