El genocidio del pueblo nativo yanomami

877

Antonio Martins Soares Santana

 Brasil se ha convertido en los últimos días en el blanco de las expectativas de la comunidad internacional tras las fuertes denuncias y evidencias de que el indefenso pueblo yanomami lleva años sufriendo, pero que los últimos cuatro años del último gobierno parecen haber sido de deliberado abandono, lo que lleva a fuertes indicios de que se ha establecido una política genocida.

En realidad, los pueblos autóctonos de Brasil llevan luchando heroicamente contra sus invasores, los colonizadores, desde que los portugueses pisaron el país por primera vez en 1500. Desde entonces, cada día es una nueva batalla de este pueblo sin armas poderosas, sin medios modernos de tecnología para defenderse de los poderes internos y externos para seguir sobreviviendo.

La matanza practicada contra los pueblos originarios de Brasil es continua e histórica, la única diferencia para este específico es que está siendo denunciada en este momento, lo que causa extrañeza, ¿por qué los mismos medios, la élite, los corporativos, no hicieron esto hace unos días, sí, hace dos años? Nos queda este interrogante. Es desgarrador para cualquier ser humano, por malo que sea ver escenas e imágenes fuertes de crueldad contra personas vulnerables, niños, ancianos, jóvenes, abandonados a morir desnutridos y sin medicinas.El genocidio del pueblo yanomami clama por justicia | NR | Periodismo alternativo

Lo que los equipos de rescate han presenciado para toda la humanidad son imágenes que, en pleno siglo XXI, se asemejan a las del holocausto judío practicado por Hitler en las cámaras de gas de los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial. Tal vez con mayor refinamiento de la crueldad, quién sabe, la certeza de que nunca serían descubiertos o alcanzados por la convicción de la impunidad, o la dificultad de probar que una población murió de desnutrición no dejaría ningún rastro de evidencia, ya que el gas no fue utilizado para eso, como los utilizados por el nazismo, y que no había marcas directas de tortura en sus cuerpos, tratando de afirmar que sus manos no tenían en esta matanza.

Sin embargo, la justicia divina para quienes creen en ella no dejó pasar desapercibida toda esta perversidad y crueldad. O quién sabe, los que en el fondo venían observando que tales hechos se estaban produciendo, pero quién sabe, las circunstancias de los resultados electorales del 30 de octubre eran inciertas para que se produjeran las denuncias. La realidad es que hay una sucesión de errores, fallos, connivencias sobre esta lamentable realidad.

La verdad está ahí ante los ojos del mundo entero, una población, acosada, oprimida, rehén de miles de mineros, verdaderos criminales, muchos pobres aventureros, fruto incluso de un Estado ausente y connivente con las cuestiones sociales, pero otros financiados por grandes y poderosos terratenientes que apoyaron políticamente al gobierno de extrema derecha que hace unos momentos fue derrotado en las urnas, que incluso después de la derrota, todavía trató de imponer un golpe de Estado el 8 de enero. Sin embargo, ¿cuál sería la situación si el expresidente Jair Bolsonaro, creador del movimiento ideológico Bolsonarista, hubiera sido reelegido?

Es lamentable comprobar que estos grupos de hordas de malhechores, además de haber exterminado a gran parte de esta población indefensa, han contaminado los ríos y manantiales con mercurio, producto utilizado para extraer oro. Pero no sólo se contaminaron los manantiales, también murieron los animales por la contaminación, lo que dificultó la supervivencia del pueblo yanomami, que vive de la caza y la pesca. El crimen cometido contra el pueblo yanomami debe ser castigado de manera ejemplar. Esto no puede quedar impune, pues hasta las estrellas del cielo claman justicia.

Cómo se fomenta el odio fascista contra los pueblos autóctonos

Garimpeiros asesinos: Investigan genocidio yanomamiPara que ocurra una necropolítica (política de exterminio de poblaciones), es necesario que una red de ideología sea diseminada entre la población, principalmente por los menos ilustrados, cuya ideología permea los mayores periódicos y medios de comunicación, que muchas veces, consolidados a los intereses de grupos económicos fuertes, ayudan a derrocar gobiernos progresistas, principalmente cuando estos son aliados de la popularidad.

Esto es lo que ha ocurrido varias veces en la experiencia política en Brasil y por qué no decirlo en toda América Latina, una sucesión de golpes de Estado. Cuando las cuestiones no son favorables económica y políticamente a la derecha, se perpetra un golpe de Estado y las cuestiones políticas se ajustan por la fuerza de las armas, o del poder económico.

Es habitual en las charlas de sentido común cuando el tema son los indígenas escuchar opiniones como: los indios son unos vagos, quieren tierras ¿para qué? ¿Por qué hay que dar grandes territorios de tierras ricas a indios que no saben nada, para que se queden pintando y bailando? Los indios quieren ocupar tierras llenas de riquezas como oro, diamantes y otras riquezas ¿para qué? ¿Para impedir que Brasil explote sus riquezas? Pues bien, los indios, los pueblos originarios necesitan tierras, independientemente de que tengan oro, plata, diamantes o no; necesitan tierras porque antes de que llegara aquí ningún hombre blanco ya estaban allí, cuidando de sus bosques y viviendo entre su gente.

Con tales argumentos llenos de ideas de supremacía, prejuicios, negligencia, sarcasmo y fascismo se está construyendo una ideología y un sentimiento fascista contra su pueblo. Estábamos acostumbrados a escuchar todos los días chistes, falacias sarcásticas del gobierno pasado y de muchos de sus seguidores y votantes haciendo comentarios ofensivos y sarcásticos contra los pueblos indígenas, (originarios). Por lo tanto, no es de extrañar que el citado gobierno haya hecho pocos esfuerzos por adoptar políticas de ciudadanía y bienestar para el pueblo yanomami y la comunidad indígena en su conjunto.

Otra forma que favorece la diseminación de sentimientos fascistas y sádicos contra los pueblos nativos y también contra las minorías negras en Brasil es la falta de asignaturas como filosofía, sociología, antropología e historia en el currículo escolar. Esta idea de priorizar como necesarias para el currículo escolar las materias de ciencias exactas y portuguesas, no son suficientes para formar la conciencia de un pueblo aún en formación, que proviene de un trasplante de personas de diferentes naciones.

Survival International | Epidemia devastadora de sarampión azota a pueblo indígena Yanomami │ PROVEA

El pueblo brasileño es la reunión de varios grupos étnicos que se reunieron aquí en este territorio de los pueblos originarios, algunos por su propia voluntad de explotación, otros forzados por la imposición de la esclavitud. Educar a un pueblo así sin que este conocimiento esté guiado por el proceso educativo es una catástrofe en la formación de la ciudadanía. Principalmente porque la escuela brasileña es nueva, tardía, es precaria para que tengamos ciudadanos bien formados y con conocimiento de sí mismos. La universidad en Brasil es muy reciente.

Es urgente afirmar que tales crímenes contra el pueblo Yanomami deben ser castigados con el rigor de la ley si se demuestra que las acusaciones contra quienes los cometieron fueron intencionadas, negligentes o conniventes. Para que la humanidad pueda sentirse protegida y libre de personas abominables que tienen el valor de cometer semejante barbarie.

*Licenciado en História por la Universidade Leonardo Da Vince SC, Campos de Feira de Santana BA. Licenciado en Música por la  UEFS-BA. Es integrante de la Red Internacional de Cátedras, Instituiciones y Personalidades sobre el Estudio da Díeuda Pública (RICDP – www.ricdp.org), Colabora con el Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico

 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.