Luis Arce: Lamento la coincidencia entre Evo y Milei

204

Gustavo Veiga

El presidente uis Arce Catacora recuperó la Casa Grande del Pueblo que había inaugurado Evo Morales en 2018 y la golpista Jeanine Áñez dejó de utilizar durante su gobierno de facto. En rigor, es un edificio de arquitectura brutalista y que reemplaza al Palacio Quemado, de diseño clásico europeo. Tiene 29 pisos, un helipuerto y para llegar hasta la sala donde nos recibirá el jefe de Estado hay que subir hasta el 23.

A una semana de que un grupo de militares y civiles encabezado por el general Juan José Zúñiga intentara quebrar el orden constitucional, ese tema ocupó la mayor parte del diálogo con el economista que obtuvo una maestría en la Universidad de Warwick, Inglaterra y ganó las elecciones de 2020 con el 55,11 por ciento de los votos.

Gustavo Veiga entrevista al presidente boliviano

Frustrado el intento de golpe de Estado contra su gobierno, y una vez detenidos sus jerarcas militares, el expresidente Evo Morales y el jefe de Estado de Argentina, Javier Milei, aún siguen hablando de autogolpe, ¿Qué reflexión puede hacer ahora?

– Lo mejor son las evidencias, que son más claras que cualquier discurso político. Entendemos perfectamente la lógica que tiene el señor Milei. Sabemos que defiende la escuela austríaca de Friedrich Von Hayek y toda esa historia. Pero ese es un tema netamente político, es una posición política. Lamentamos que estén adoptando esa posición. Un golpe de Estado se da cuando hay evidencias y fíjese usted lo que ha declarado el general Zúñiga. Hablaba de reconstruir la democracia, de que pronto iba a haber un nuevo gabinete. Y las investigaciones que se están realizando van corroborando que esto no era simplemente de un día para el otro. Tenía una lógica de más largo plazo, hacia atrás, de construcción.

Y no solamente por la evidencia de que ese mismo día, en la mañana del golpe de Estado, en el Estado Mayor estaban reunidos militares con sus pares jubilados que participaron en el golpe de Estado de 2019. Y personal civil. ¿Mucha casualidad? No es que solamente los militares estuvieron ahí. Poco a poco se van descubriendo varios aspectos de todo esto. Nos enteramos posteriormente, porque en ese momento no lo sabíamos, que había francotiradores en La Paz que los trajeron exclusivamente desde Cochabamba.

¿Para qué iba a necesitar usted francotiradores? Dígame. Y después lo más claro. Ellos dicen que es autogolpe y eso declara Zúñiga casualmente después que va al Estado Mayor. Y ahí seguramente sus asesores le dijeron que salga con ésa, para justificar que no avance la investigación hacia sectores que deben estar comprometidos y desviar la atención.

-¿Con qué objetivo presidente?

-Para minimizar el efecto. Pero el pueblo boliviano lo sabe. Por eso salió a las calles. Ellos pueden decir lo quequieran y ahí yo lamento la coincidencia entre Evo Morales y Milei. ¿No le parece extraña esa coincidencia?

– ¿La salida de los militares con sus tanquetas hacia la Plaza Murillo no pudo haber sido un ensayo de golpe de Estado para medir cuál es la capacidad de reacción del pueblo boliviano?

– Por supuesto. La historia la conocemos felizmente. Lo que ocurrió con Pinochet en Chile es un gran ejemplo. Que primero vino el Tanquetazo y después el golpe definitivo. Aquí en Bolivia el 1º de noviembre de 1979 hubo un golpe de Natusch Busch y yo estuve ahí, muy joven, en la plaza San Francisco defendiendo la democracia. Y en el ‘80, en julio, vino el golpe definitivo de García Meza que fue cruento.

Mataron a Marcelo Quiroga Santa Cruz y murió mucha otra gente. Conocemos la historia y como para nosotros esto no ha acabado, decimos que se debe investigar. Hemos visto nerviosismo en algunas filas que se apresuran en acercar la tesis del autogolpe. Para quedar al margen y que ante cualquier cosa que sucediera mañana ya tuvieran el paraguas político para poder cobijarse.

– Hay un video circulando en las redes sociales del general retirado Tomás Peña y Lillo que anunció su paso a la clandestinidad, ¿Qué puede decirnos sobre el tema?

– ¿Por qué pasa a la clandestinidad si no tiene nada que ver? Porque él fue uno de los que participó en esa reunión que le dije. Es un militar retirado que estuvo ahí y que participó en el golpe del 2019. Están claras las cosas y el que no quiera ver esto que no lo vea. Por eso lamento la posición de Evo, ya que Milei lo toma como fuente. Imagínese lo que estoy diciendo (se sonríe). Es como si Von Hayek tomara de fuente a Carlos Marx o Marx a Von Hayek, más o menos. Es una paradoja.

– El gobierno argentino fue el último de la región que se pronunció sobre el intento de golpe de Estado, ¿Qué opinión le merece?Luis Arce cuestionó las críticas de Milei: "No ayuda al buen vecindario esa  conflictividad" - NEWSWEEK ARGENTINA

– No me extraña a mí, no me extraña.

– A usted lo han criticado desde su oposición interna al gobierno de Estados Unidos por los contactos que mantiene con China y Rusia y además por su encuentro con Vladimir Putin, ¿Qué nos puede decir al respecto?

– Nosotros como país ya hemos tomado una decisión. Hemos pedido entrar al Brics. Yo asistí a la reunión cuando Argentina iba a ingresar como miembro pleno y me decía: qué envidia que les tenemos porque quisiéramos estar ahí. Y bueno, miren ahora lo que ha sucedido en la Argentina que rechazaron ese ingreso. En el caso nuestro está clara la configuración que tiene el planeta a nivel mundial. Lo que está pasando. La debilidad de los Estados Unidos, la debilidad de la Unión Europea y está claro también que hoy tenemos y somos la primera reserva mundial de litio. Y que somos muy apetecidos también porque tenemos minerales raros, tierras raras, agua dulce que la jefa del Comando Sur ya nos lo dijo, está claro lo que está pasando.

Por eso con todo ese escenario uno no puede decir que no hubo un golpe de Estado. Con toda esa información uno podría decir que por cálculos electorales alguien podría cegarse ante la realidad. La realidad es que sí, hubo un golpe de Estado y ellos lo saben porque muchos han tomado parte. Por eso hay cierto nerviosismo en que se realicen las investigaciones y se esclarezca todo. El pueblo boliviano tiene todo el derecho de conocer la verdad.

Así como ocurrió en 2019 que todavía hay cosas que no se han esclarecido como el envío de gases y armas desde la Argentina a Bolivia para el golpe de Estado. Nosotros acá vamos a hacer todo el esfuerzo para que el pueblo sepa la verdad de quiénes fueron los actores, quiénes estuvieron detrás, aunque eso genere un nerviosismo natural.

– Durante la entrevista habló bastante de las evidencias. ¿Hay evidencias también de factores externos a Bolivia en este golpe?

– Eso se está investigando.

– ¿Cómo está la relación diplomática con Estados Unidos que ya había sido mala hasta llegar al punto de ruptura durante los gobiernos de Evo Morales?

– Al principio no tuvimos problemas, pero últimamente han habido algunas acciones que la encargada de negocios aquí en Bolivia ha tomado y que han sido reclamadas por nuestra Cancillería. De eso no hemos tenido respuesta. Hubo audios que han circulado por las redes sociales de supuestas filmaciones que estaría haciendo la actual encargada de negocios que nunca han sido aclaradas por el gobierno norteamericano.

– Cuando lo entrevisté para Derribando Muros en 2019 como ministro de Economía, usted se enorgullecía de que el coeficiente de Gini que mide la desigualdad en los países había bajado de manera considerable. ¿Cómo está hoy?

– Cuando se produjo el golpe del 2019, la bajada impresionante que habíamos tenido fue seguida por un incremento sustancial del gobierno de facto y lo que hemos hecho en todo este tiempo es haber logrado de nuevo los indicadores anteriores al golpe de Estado. Hemos recuperado el camino perdido y la tendencia decreciente en el coeficiente de Gini. Es decir, la redistribución está mejorando y felizmente por las medidas que hemos tomado.

Hemos aplicado un impuesto a las grandes fortunas, estamos devolviendo el IVA a los sectores de menores ingresos y hemos hecho muchas cosas para acelerar, porque estábamos en un índice muy alto de Gini cuando entramos al gobierno. Ahora la situación está volviendo a la normalidad y el modelo funciona y vamos a resolver el tema económico y los problemas sociales.

– ¿Es posible recomponer la relación política con Evo Morales y que el MAS no continúe dividido?

– Yo quiero aclarar primero lo siguiente. Nunca ataqué a Evo Morales y él toda la vida me ha atacado como gobierno desde 2021 y eso, para empezar. Si alguien tiene diferencias es él con nosotros y como lo hemos demostrado, nos hemos mantenido principistas en la izquierda. No hemos comulgado ni firmado acuerdos con la derecha como Evo afirmó en el Senado. No coincidimos con Milei en declaraciones sobre el autogolpe.

Nosotros somos hombres de principios, somos viejos militantes de izquierda, socialistas, entonces conocemos perfectamente dónde estamos y no hemos retrocedido ni un centímetro. Es más, no les gusta lo que hacemos en el norte con las relaciones que mantenemos con China, con Rusia y los Brics. Eso no lo hace alguien que esté traicionando los principios izquierdistas, ¿cierto? Está clara nuestra posición política. El que tiene que definirse es él.

 

*Ejerce el periodismo desde agosto de 1978. Cursó la carrera de Licenciatura en Historia en la UBA que no finalizó.  Es docente por concurso de la carrera de Comunicación Social de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y de la tecnicatura de Periodismo Deportivo en la Universidad de La Plata (UNLP) en la materia Comunicación, Deporte y Derechos Humanos. Analista de Página12 y colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.