Marchas, con consignas clasistas, racistas y de odio, piden la salida de Petro

154

Jorge Enrique Botero

No hubo violencia, pero el odio sí se dejó ver y oír la mañana de este domingo durante las masivas marchas contra el gobierno del presidente Gustavo Petro que recorrieron las principales calles de unas 20 ciudades de Colombia. ¡Fuera Petro!, fue la consigna predominante en las movilizaciones, que estuvo acompañada de expresiones clasistas y racistas contra el jefe de Estado y su vicepresidenta, Francia Márquez, a quienes se atacó por sus humildes orígenes sociales, el color de su piel o sus formas de expresarse.

En la estrecha calle que da ingreso a la Plaza de Bolívar de esta capital –que se llenó a reventar con 50 mil personas–, La Jornada presenció el desfile de epítetos contra Petro que portaban en sus pancartas los manifestantes, y escuchó los estribillos que repetían en medio de un ambiente cargado de rabia: Petro, no dejaremos que nos lleves al comunismo, Abajo la estatización de la economía y Esto no es Venezuela, se confundían con calificativos de terrorista y asesino hacia el mandatario, replicando la frase utilizada por Javier Milei hace unas semanas que por poco da al traste con las relaciones entre Colombia y Argentina.La oposición invita a las personas a que salgan a marchar en contra de Petro,  “nuestra libertad no les pertenece” - Infobae

Los manifestantes, en su gran mayoría personas adultas y adultas mayores, repetían una y otra vez la larga lista de noticias falsas que precedieron a las marchas, según las cuales el país se dirige hacia un abismo en lo económico y a una dictadura en lo político.

Ante esta avalancha de aseveraciones sin fundamento, líderes sociales y de partidos de izquierda propusieron al gobierno que utilice los medios de comunicación públicos para hacer pedagogía sobre el alcance de las iniciativas gubernamentales en curso. El escritor Germán Ayala Osorio llamó al presidente a que desmienta a aquellos marchantes que justificaron su presencia en las masivas movilizaciones basados en mentiras o interpretaciones erróneas sobre los objetivos de las reformas que está proponiendo el gobierno.

Otros aseguran que las transformaciones de fondo en el sistema de salud, así como en las pensiones y el ámbito laboral, han convertido al Poder Legislativo en un campo de batalla en el que las fuerzas del establecimiento libran un pulso con la coalición de gobierno y sus mermados aliados, mientras la prensa tradicional echa leña a la hoguera de la polarización de la sociedad.

Estuve en todas las marchas contra los gobiernos anteriores. Esta es la más  grande de todas"

En medio de algunas cifras de la economía en rojo y un caldeado ambiente de violencia en extensas zonas rurales, donde según la oposición el Estado ha perdido el control a manos de grupos armados irregulares de diverso origen, el gobierno se asoma a la mitad de su periodo con una baja popularidad que se refleja en recientes encuestas que le dan hasta 60 por ciento de desaprobación.

Laura Sarabia, directora del departamento administrativo de la Presidencia y considerada la funcionaria más cercana al Ejecutivo, reconoció la magnitud de las marchas y dijo que al gobierno le espera una semana para enfrentar el momento con reflexión y autocrítica.

Petro utilizó su medio de expresión favorito –su cuenta de X– y dijo que respeta las protestas, pero advirtió una vez más que el objetivo de éstas es derrocar al gobierno del cambio

El jefe de Estado calculó en 250 mil el número de manifestantes y dijo que fueron instigados por los que se creen dueños del dinero público que rechazan las reformas para ganar clases medias centrados en el odio y la mentira. El presidente es guerrillero, dicen, o por su procedencia popular no nos representa o porque es de izquierda no debe gobernar; es el odio el eje central del mensaje.Gustavo Petro arremete contra los manifestantes: “El odio ha sido el eje  central de las marchas”

El ministro del Interior, Luis Fernando Velasco, informó que las manifestaciones transcurrieron en total paz y tranquilidad, y que el gobierno brindó todas las garantías.

Activistas de redes sociales compararon la manifestación con un campeonato de fútbol: este domingo se jugó el partido de ida, la vuelta será el 1º de mayo, dijeron en alusión a la solicitud que hizo Petro a las centrales obreras para que le permitan marchar y hablar en el Día Internacional del Trabajo.

*Periodista y escritor colombiano, miembro del equipo fundador de Telesur,  corresponsal del diario mexicano La Jornada en Bogotá.
1 comentario
  1. La Pluma

    […] La Jornada/Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (ALAI), 21-22 abril de […]

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.