Miles protestan en Jerusalén contra Netanyahu: ¿surge una esperanza?

293

Isabella Arria

Decenas de miles de manifestantes exigieron en Jerusalén la convocatoria a nuevas elecciones y rechazaron las exenciones concedidas a los judíos ultraortodoxos del servicio militar, al tiempo que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se sometió a una cirugía por una hernia detectada en un examen rutinario.

A pesar de esa generalizada insensibilidad por lo que sucede a los gazatíes ya palestinos, la oposición interna a Netanyahu podría representar una esperanza de poner fin al genocidio. La matanza sigue: este lunes, el Ejército israelí se retiró del hospital de Shifa, el más grande del enclave palestino, tras dos semanas de asedio y matar a unos 200 milicianos, interrogar a unos 800 y detener a unos 500.

Netanyahu señaló aque convocar elecciones anticipadas solo serviría para paralizar las negociaciones para liberar a los secuestrados. «El primero en agradecerlo sería Hamás», indicó. Además, garantizó que está haciendo todo lo posible para traer de vuelta a los rehenes, pero que las exigencias del grupo islamista en las negociaciones en Catar «son un peligro para la seguridad nacional».

«Netanyahu no quiere que los rehenes vuelvan a casa porque sabe que en ese caso tendría que hacer frente a juicios pendientes y puede ir a la cárcel. Por eso, está prolongando tanto esta guerra», explicó Maya Gal, una maniestante de 70 años: «no le importan ni los soldados ni los rehenes, solo sus intereses políticos».

La protesta podría prolongarse durante cuatro días, ya que los manifestantes han planeado instalarse en tiendas de campaña frente al Parlamento. Además, dicha manifestación aglutina a diversos movimientos y grupos israelíes, entre ellos, decenas de soldados que piden que se reclute a los estudiantes de yeshivá (escuelas religiosas judías).

Desde hace décadas, los jóvenes ultraortodoxos en edad militar han podido evitar ser reclutados si estaban inscritos en colegios donde se estudia la Torá. Así, conseguían llegar hasta los 26 años, actual edad de exención militar, sin tener que alistarse. Ahora bien, una disposición gubernamental hacía que, a partir de la medianoche de este domingo, los ultraortodoxos pudieran comenzar a ser reclutados.

Tras la movilización masiva de 287.000 soldados para la guerra en Gaza y el despliegue de batallones tanto en la frontera con Líbano como en el territorio ocupado de Cisjordania, muchos piden a Netanyahu que todos los jóvenes en Israel cumplan con su «deber militar». Sin embargo, esto pone en una disyuntiva al Gobierno, que cuenta con el apoyo vital de varios partidos ultraortodoxos.

Por primera vez, familiares de los rehenes secuestrados por Hamás en Gaza se unieron a la protesta y reclamaron, Cientos de jóvenes ultraortodoxos se alistan voluntariamente en el ejército  israelí - Auroraademás, un acuerdo que facilite la liberación de los 130 cautivos que aún permanecen en el enclave. «Si no puede traerlos de vuelta, dé un paso al lado, váyase. Necesitamos a alguien en su lugar que sí pueda hacerlo», afirmó la hija de Hanna Katzir, una de las rehenes liberadas durante la tregua de siete días acordada entre Israel y Hamás en noviembre.

La meta: aniquilar

Cuanto más dificultades domésticas enfrente el régimen ultraderechista, más arduo le resultará culminar la tarea que se ha fijado a sí mismo: negar a los gazatíes que sobrevivan a cualquier forma de gobierno, administración o control de su territorio; de ser posible, expulsarlos de él y, por descontado, emprender un pillaje a gran escala de tierras y recursos de esa devastada región.

Hasta antes de octubre último era calificada como la mayor cárcel al aire libre y hoy el gobierno israelí lo ha convertido más bien en el mayor cementerio al aire libre.

Los principales diarios europeos destacan  la enajenación patriotera que domina a buena parte de la sociedad de Israel: el motivo central de la protesta no fue el genocidio de palestinos en Gaza, que ya ha costado la vida de más de 32 mil 700 gazatíes, niños y mujeres en buena parte.

Tampoco la causa de la maniestación ha sido la despiadada destrucción humana y material emprendida en la Franja, ni la extrema crueldad contra una población a la que le han destruido la mayor parte de los hospitales, escuelas, templos y centros de refugio y se le niega la recepción de ayuda internacional de emergencia.

Opositores al gobierno  dejaron en claro su protesta era por el sangriento fracaso de la ofensiva militar en contra de la población de Gaza, en demanda de que Tel Aviv consiga la liberación de los rehenes que desde el 7 de octubre del año pasado se encuentran en poder de Hamas y en reclamo de la realización de elecciones de manera inmediata. Consideraron que “Bibi” Netanyahu traba el acuerdo de intercambio en el conflicto, en una concentración frente al Knesset, Parlamento israelí.

En Tel Aviv, la ciudad que la comunidad internacional reconoce como la capital de Israel, familiares de estos cautivos bloquearon una de las autopistas para condenar el fracaso de Netanyahu.

La prensa israelí, como N12 News, ponderó que parecía ser la mayor manifestación desde que comenzó la guerra. Además, las protestas en el barrio ultraortodoxo de Mea Sharim, en el norte de Jerusalén, congregaron al grupo Hermanos y Hermanas de Armas, quienes marcharon con estandartes israelíes para exigir igualdad en el reclutamiento militar, debido a que los estudiantes de las escuelas talmúdicas están exentos del servicio castrense.

Quién es Yair Lapid, el nuevo primer ministro interino de Israel?El líder de la oposición, Yair Lapid, del partido Yesh Atid, aludió que Netanyahu cree que la convocatoria a elecciones paralizaría a Israel, pero ya lo está. Mientras, el primer ministro había señalado en televisión que haría “todo lo posible para traer a los rehenes a casa”, y aseguró que las elecciones anticipadas en Israel paralizarían las negociaciones para liberar a los cautivos. Agregó que Estados Unidos no ha frenado los planes israelíes para lanzar un asalto en Rafah, donde están hacinados 1.3 millones de palestinos.

El Foro Empresarial de Israel, en tanto, que representa a la mayoría de las 200 mayores empresas, otorgó permiso a sus trabajadores para participar en las movilizaciones.

El respaldo occidental

Quedó claro que el gobierno de Estados Unidos, principal soporte económico, diplomático, militar y propagandístico del Estado israelí, no va a variar su política de respaldarlo pese al descontento interno e internacional, sea cual sea la gravedad y la escala de los crímenes de guerra perpetrados por el régimen de Netanyahu.

Impertérrito ante el genocidio, Washington sigue enviándole ingentes cantidades de armamento, pese a que es empleado en el asesinato de población civil, y no sólo en Gaza, sino también en Cisjordania y la Jerusalén Oriental, además de Líbano y Siria. La realidad es que Washington y sus socios occidentales están dispuestos a perdonarle a Tel Aviv cualquier atrocidad.

No sólo se aniquilan palestinos, sino también los periodistas son blancos preferidos por las tropas israelíes: El número de periodistas que ha muerto en Gaza desde el comienzo de la guerra ascendió este domingo a 137, después de que un fotoperiodista que trabajaba para varios medios falleciera cuando bombardearon su casa. Unas 32.800 personas han muerto desde el inicio del conflicto y más del 70 por ciento son mujeres y niños, al menos 30 de ellos por denutrición.

A estas alturas resulta difícil imaginar que la comunidad internacional adopte las medidas que debieron tomarse hace mucho tiempo para imponer en la región una paz basada en la solución de los dos estados –uno judío y otro palestino– y que pasan por un embargo mundial semejante al que debilitó el régimen racista sudafricano y que resultó decisivo para su fin, en 1992.

*Periodista chilena residenciada en Europa, analista asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, estrategia.la)

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.