Venezuela prohíbe uso de su espacio aéreo a aviones argentinos

210

Pablo Rodríguez |

Las autoridades venezolanas confirmaron el martes que los aviones matriculados en Argentina no pueden utilizar el espacio aéreo de Venezuela. Esto como respuesta a la incautación y posterior autorización para volar al Boeing de la estatal venezolana Emtrasur, que terminó desguazado en un aeropuerto de La Florida, en Estados Unidos.

El canciller venezolano, Yvan Gil, respondió en Twitter al vocero del presidente argentino Javier Milei, Manuel Adorni, quien anunció en rueda de prensa en la Casa Rosada en Buenos Aires que iniciarían “acciones diplomáticas” contra Venezuela, por la decisión de restringir el uso de su espacio aéreo.

Gil calificó de “cara de tabla” (caradura) a Adorni y remarcó que su país había advertido en varias oportunidades que no permitieran el vuelo del Boeing de Emtrasur.

 

“Venezuela ejerce plena soberanía en su espacio aéreo, y reitera que ninguna aeronave, que provenga o se dirija a la Argentina, podrá sobrevolar nuestro territorio, hasta que nuestra empresa sea debidamente compensada por los daños causados, después de las acciones ilegales realizadas, solo con el fin de complacer a sus tutores del norte”.

La medida ya está activa. Una rápida revisión del historial de vuelos en sitios públicos de rastreos muestra como los aviones de Aerolíneas Argentinas en ruta entre Buenos Aires y Miami, Buenos Aires – Nueva York y Buenos Aires – Punta Cana, se han desviado de su ruta habitual para evitar volar sobre territorio venezolano, al menos en los últimos seis días.

Un avión de Aerolíneas Argentinas en ruta entre Buenos Aires y Punta Cana se desvía para evitar cielos controlados por Venezuela. (Flight Radar)

Asamblea Nacional, respalda

El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional venezolana, Pedro Infante, respaldó durante la sesión ordinaria del cuerpo el martes la decisión del ejecutivo venezolano de prohibir el sobrevuelo de aviones argentinos.

Infante repudió además las declaraciones de Adorni, quien llamó dictador al presidente Nicolás Maduro, e insistió en no permitir el tránsito de vuelos de Aerolíneas Argentinas en cielo venezolano, así como cualquier aeronave con matrícula de ese país.

Robo y desguace

El 12 de febrero último, el gobierno argentino permitió el despegue del aeropuerto de Ezeiza del Boeing 747-300 de la estatal venezolana Emtrasur, que había estado secuestrado desde junio de 2022. En un primer momento sectores del gobierno de Alberto Fernández, la justicia argentina y la comunidad judía local, con complicidad de grandes medios concentrados sostuvieron una historia de supuestos vínculos del avión y la tripulación con el terrorismo internacional, que se derrumbó en pocos meses.

Pedro Infante, vicepresidente de la Asamblea Nacional de Venezuela. (AN)

Los tripulantes iraníes y venezolanos fueron dejados en libertad y desvinculados de la causa judicial porque no encontraron ni un solo elemento incriminador. La nave, en cambio, quedó en Ezeiza, por un pedido de la justicia estadounidense que alegaba que la venta del avión antes iraní a Venezuela no había sido autorizada por Estados Unidos.

El gobierno de Alberto Fernández no resolvió el pleito y el cambio de signo político con la llegada del ultraderechista Javier Milei al gobierno argentino inclinó la balanza, previsiblemente. Entregaron el avión a Estados Unidos, que lo voló clandestinamente, simulando ser un vuelo militar estadounidense, hasta Miami, donde fue desguazado.

 

Antes de ese vuelo final, Venezuela había advertido a las autoridades aeronaúticas que no autorizaran el sobrevuelo de la aeronave de matrícula venezolana por sus espacios aéreos. Ahora Venezuela reclama un resarcimiento de Argentina y presiona lícitamente con la prohibición de sobrevuelo (una decisión soberana) que puede ser la punta del iceberg de un conflicto diplomático mayor entre los gobiernos de Venezuela y Argentina, en las antípodas ideológicas.

 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.