Haití: Tropas de élite de EEUU, Abinader, Henry y la manipulación de la Caricom

205

Narciso Isa Conde

Estados Unidos decidió desplegar en Haití un contingente-elite de seguridad de su cuerpo de Marina, argumentando la “necesidad de protección a su embajada” y el “deterioro de seguridad en Haití”. La información fue dada a conocer en su portal digital Marine Time.

En el caso haitiano se trata de una especie de “cabeza de playa” y “plataforma de inteligencia militar” que, al esgrimir como pretextos la “protección de su embajada” y “la inseguridad provocada por las bandas parapoliciales y terroristas, raya en el colmo de la simulación y el cinismo.Members from the CARICOM Alpha Company, Kingston, Jamaica, arrive at the Port au Prince Airport to support the American troops during Operation Uphold Democracy. Exact Date Shot Unknown - NARA & DVIDS

Esto me recuerda el pretexto empleado para invadirnos (a los dominicanos) el 28 de abril de 1965, con el disfraz de Fuerza Interamericana de Paz (FID). Es imposible obviar que las bandas terroristas para-policiales fueron creadas por la CÍA y los “paracos” colombianos, y armadas desde EEUU-

El contingente de marines que llegó a Haití  es  una cabeza de playa y la plataforma de inteligencia militar de una intervención mayor, y más que  una decisión de Biden (que por demás “chochea”), es una determinación del “gobierno profundo” estadounidense; implementada por el Pentágono y la CIA, que previamente usaron a Guy Philippe y activaron bandas terroristas bajo su control, para sembrar más caos y crear una situación que facilitara desplazar a Henry, crear (con el respaldo de un Caricom sensiblemente doblegado) el gobierno colegiado de transición y  justificar la intervención en mayor escala.

Todo indica que EEUU se ve obligado a hacerlo con un primer paquete de tropas élites propias, por las dificultades no superadas del proyecto intervencionista con la policía de Kenia, acompañada de otros países africanos y caribeños.

EEUU, manipulando el Caricom y la ONU, con el concurso de Canadá, Francia y Brasil, se decidió a escoger un Consejo de Gobierno Presidencial para la Transición.Cual sea la reconfiguración de la Administración Biden ante la crisis que el poder imperialista occidental ha creado en Haití, lo que siempre determina sus decisiones fundamentales es la “mano invisible” del gobierno profundo en función del escenario político-militar.

Departamento de Estado de EE.UU. propone gobierno de transición a Ariel Henry - N Digital
Biden y Ariel Henry

Con todo, y a pesar de todo: en escenarios de ese tipo es recurrente la tesis ya clásica del filólogo y filósofo antiimperialista Noam Chomsky, la cual reza así: “ellos (los jorocones del Imperio) crean el problema y crean la solución”; y yo agrego: ¡siempre a tono con sus espurios intereses!

Transición «made in USA» con apoyo de la Caricom

La reciente reunión del Caricom en Jamaica contó con la relevante presencia de EEUU, Canadá y Brasil, países con antecedentes de intervención militar en Haití y actualmente involucrados en el nuevo proyecto intervencionista.

El Secretario de Estado de EEUU, Anthony Blinker, habló cínicamente de una “solución haitiana a la crisis haitiana”, pero previamente el Comando Sur del Pentágono instrumentó el despliegue de sus marines que desembarcaron en Puerto Príncipe.

La mayoría de los países del Caricom pasaron en corto plazo de reprobar una nueva intervención militar en Haití, a respaldar la determinación del Pentágono de orquestar una fuerza militar-policial multinacional bajo su control. El Caricom apoyó la resolución 2699 de la ONU que aprobó esa determinación con la modalidad del aporte de la policía de Kenia y de algunos países africanos y del Caribe anglófono.

Sede de la embajada de EEUU en Puerto Príncipe

El acuerdo de Jamaica, contenido en la declaración final, excluye expresamente de la composición del nuevo Consejo Presidencial de Transición a “cualquiera que se oponga a la Resolución 2699 del Consejo de Seguridad de la ONU”, para la conformación de la fuerza multinacional interventora.

Al excluir a quienes se oponen a la intervención militar, el texto del acuerdo está confesando que dejó afuera a un vasto y diverso abanico de movimientos sociales, organizaciones populares, intelectuales, fuerzas de izquierda y líderes político-sociales, que encabezaron en Haití movilizaciones, huelgas y protestas multitudinarias; exigiendo la destitución de Jovenel Moises, primero, y la de Ariel Henry, después. y oponiéndose al mismo tiempo a toda intervención extranjera.

Con ese tipo de exclusión han vetado precisamente a quienes en Haití demandaron y demandan “una transición soberana, sin intervención imperialista. La transición impuesta, por tanto, no es haitiana; como no lo es la matriz de una crisis creada por una cruel opresión del imperialismo occidental que no logra esconder sus raíces racistas.

Haití solicita el envío de tropas estadounidensesEse acuerdo ha sido fraguado precisamente por quienes crearon y armaron las bandas paramilitares, que actualmente utilizan para atacar la sede del gobierno, ampliar el caos y procurar “justificar” los nuevos desembarcos militares.

La intervención militar es un hecho incontrovertible a la luz del primer desembarco de marines ya ejecutado, mientras la transición hacia nuevos fraudes electorales pasa a ser dirigida por un gobierno colegiado pro-invasión militar extranjera. A Henry, vuelto bagazo, lo obligaron a dimitir para abrirle paso a esta nueva fórmula imperial.

Los adherentes al acuerdo intervencionista

Entre los adherentes de Haití y del exterior a ese acuerdo intervencionista hay actores impenitentes y hay casos que podrían ser producto de desconocimientos de las raíces del problema. Posiblemente entre los integrantes de la Caricom no todos tengan la misma culpa. Es sí muy lamentable, que un gobierno tan digno como el mexicano, no haya rechazado la resolución de la ONU ni objetado ese acuerdo bochornoso. Debería reflexionar y corregir ese grave error.

Brasil, nueva vez, con Lula al frente de su gobierno, decidió actuar contra la autodeterminación de Haití, a pesar del desastre provocado por la Minustah. Su posición respecto a Haití contrasta con su firme condena del holocausto palestino, a pesar de ambos pueblos están entre los que más han sufrido la crueldad de una opresión y una discriminación realmente implacables.

(Reuters)

Lavalas, liderada por Jean Beltrand Arístide, hace tiempo claudicó frente a EEUU. El Acuerdo Montana, que tanta esperanza generó con su actitud independiente, se dividió y una parte de sus organizaciones usurparon su nombre para plasmar su firma de rendición. Guy Phillips no puede ir al Consejo por la narco-condena que carga en su mochila, pero está la Petitee Desalinee, que es la organización que lo respaldó.

Del imperio, de sus hermanos y sobrinos carnales, no podía esperarse otra cosa, mientras lo peor de su agresiva y cruel decadencia sigue pendiente; al tiempo que, paso a paso, y dolor a dolor, sigue gestándose la insurgencia global y la descomposición en sus entrañas, que lo va a derrotar.

Es cuestión de acumulación, tiempo y desgarraduras sucesivas. La contrapartida sigue creciendo.

*Revolucionario socialista, político, escritor y ensayista dominicano

 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.