Fuerzas Armadas argentinas: derechos vulnerados y promesas incumplidas

382

Nilda Garré y Jorge Taiana

Quienes suscribimos el presente documento queremos manifestar nuestro repudio ante la vulneración de derechos laborales adquiridos por el personal militar de nuestro país que fueron injusta y arbitrariamente cercenados por el Presidente y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Javier Milei, y su ministro de Defensa, Luis Petri.

Ministro Luis Petri y presidente Javier Milei, la conducción de la Fuerzas Armadas

La resolución conjunta 12/2023, celebrada entre los ministerios de Defensa y Economía en febrero de 2023, asumió el compromiso de materializar la equiparación salarial del personal militar respecto a los integrantes de los cuerpos policiales y fuerzas de seguridad nacionales. Para ello, se elaboró un plan de acción, el cual se cumplimentó sólo de manera parcial, ya que luego de pagarse las tres primeras cuotas del año 2023 (14% en marzo, 14% en julio y 12% en noviembre) quedaron pendientes los dos últimos pagos (dos cuotas de 10%, correspondientes a enero y abril de 2024).

Originalmente el marco salarial comparado con otras agencias del Estado no era más que una referencia financiera y presupuestaria. El objetivo principal siempre fue el de jerarquizar y reconocer el valor social y colectivo de la labor de los trabajadores y las trabajadoras de profesión militar, que todos los días se ve reflejado en la vigilancia y control de nuestros espacios terrestres, aéreos, acuáticos y cibernéticos; en el sostenimiento de las campañas antárticas; en las ocho misiones de paz donde están desplegados y en otras tantas misiones asignadas por las autoridades políticas. Ente ellas, no podemos dejar de mencionar el trabajo abnegado y solidario de los y las militares argentinos con su pueblo en los operativos de apoyo a la comunidad “Belgrano I” y “Belgrano II” durante la pandemia de Covid-19.

Esta mejora de ingresos que el Presidente Milei y el ministro Petri le ha negado a sus subalternos no era una dádiva o un gasto improductivo, sino el reconocimiento del pueblo argentino al importante trabajo que hacen sus soldados, y por ello se previsionaron las cuotas restantes en el Proyecto de Presupuesto para el 2024.

En diciembre pasado, tras ser anunciado como nuevo ministro de Defensa, Petri declaraba: “Vamos a poner en valor a nuestras Fuerzas Armadas”. La primera interpretación a esa expresión remite naturalmente a una revalorización. Sin embargo, los hechos reflejados en este documento dan cuenta de una puesta en valor negativa, que significa, ni más ni menos, una devaluación presupuestaria e institucional de las Fuerzas Armadas.

En este marco, los abajo firmantes advertimos que esta desvalorización muy probablemente continúe no sólo en el plano salarial sino también en la eliminación o interrupción del Fondo Nacional de la Defensa (FONDEF) y en la conversión de nuestras fuerzas militares hacia guardias nacionales ocupadas en asuntos de seguridad interior.

Por ello, reafirmamos el valor institucional de las Fuerzas Armadas y la importancia que ellas tienen, fundamentalmente, para la política de Defensa y la política exterior de la Nación. Llamamos, a su vez, al gobierno nacional y a las distintas fuerzas políticas, a revertir las políticas que el Presidente Milei y el ministro Petri están llevando adelante de degradación laboral hacia sus integrantes, de descapitalización de su equipamiento y desnaturalización institucional de sus funciones.

*Garré es abogada y  la primera mujer en asumir como ministra de Defensa. y también  como ministra de Seguridad. Fue elegida en cinco oportunidades como diputada nacional, y se desempeñó como embajadora en Venezuela y ante la OEA. Taiana, político y sociólogo con especialización en diplomacia y derechos humanos fue Canciller, miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, embajador en Guatemala y la OEA, preso político durante la dictadura militar, senador y ministro de Defensa.

 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.