La guerra en Ucrania y Palestina ¿llegará a México?

441

Mirko C. Trudeau

Estados Unidos no se manchará las manos de sangre en su gran lucha para derrotar a los «aniquiladores de democracias», como ha llamado su presidente, Joe Biden, al grupo Hamás y al líder ruso, Vladímir Putin: lo harán Israel y Ucrania, con los fondos y respaldo incondicional de Washington -y la OTAN- y los más de cien mil millones de dólares en “asistencia urgente”.

El ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, arenga a sus tropas

Lo que suma preocupación es que  los palestinos ahora se sumarán a los mexicanos y otros migrantes como objetos de ataque y vilipendio en y del gobierno de Estados Unidos, además del acercamiento a la posibilidad de una globalización de la guerra.

Para el ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, será el momento en el que se establecerá una nueva realidad de seguridad en el Medio Oriente, después de que Israel pueda entrar de lleno en la Franja de Gaza, eximida «cualquier responsabilidad con la vida» (tal y como dijo el propio Gallant) en ese territorio palestino y tras eliminar las últimas «bolsas de resistencia» .

Junto a la solicitud al Congreso del presidente estadounidense Joe Biden -quien señala que su país está en ese “punto de inflexión en décadas- de decenas de miles de millones de dólares en asistencia militar para las guerras en Ucrania y Gaza, está también el requerimiento de 13.6 mil millones para financiar más agentes de la Patrulla Fronteriza, jueces y funcionarios de migración y asilo y otras medidas de control fronterizo en los límites con el sur, en territorio mexicano.

Tal como señaló The New York Times, el gobierno estadounidense no ha detectado una amenaza específica de Hamas a Estados Unidos. Pero la solicitud de fondos enviada al Congreso  demuestra que aún en la discusión sobre asuntos tan lejanos como Medio Oriente, la relación y en particular la frontera con México no escapa del debate político.

La campaña de venganza de Israel en Gaza le ha venido de perlas a Biden y su estrategia bélica. Esos fondos seguramente serán necesarios para obtener el apoyo político bipartidista para aprobar el paquete total de 105 mil millones en el Congreso. La clave para que el paquete sea aprobado, señalan asesores del Congreso, podrían ser los  13.6 mil millones para “asegurar la frontera”.

El enfoque de los medios ha sido sobre 61 mil millones pedidos para la guerra en Ucrania y 14 mil millones para más asistencia a Israel, recursos que funcionarios estadounidenses detallaron que serían gastados para la compra de armas estadounidenses y, por lo tanto, fortalecerán la base industrial de defensa en EEUU (los negocios de la industria armamentista y de los ejércitos privados).

Biden aprovechó para meter la ayuda a Ucrania multiplicada por tres. El presidente Volodimir Zelenski ha podido respirar con alivio, después del pánico de estas semanas de octubre al comprobar que una guerra en Oriente Medio, con los grandes productores de gas y petróleo de por medio, podía arrebatarle la atención mundial a la invasión rusa de Ucrania, señala Juan Antonio Sanz en Público.es.

Zelenski sabe perfectamente que la guerra contra Rusia la libra en dos frentes principales: la confrontación bélica, donde su contraofensiva contra las fuerzas rusas no ha dado ninguna victoria de consideración, y la batalla mediática, donde la propaganda ucraniana sí ha conseguido imponerse a la propaganda rusa, gracias a las usinas estadounidenses y euroccidentales de terrorismo mediático.

Israel recibiría de la suma total cerca de 14.300 millones de dólares, de los que 10.600 millones son de ayuda militar, suficientes para sostener una campaña bélica que será de «larga duración» en los territorios palestinos, como ha indicado el gobierno del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. Otros 7.000 millones de dólares irían a la región de Asia Pacífico, con la defensa de Taiwán contra China en mente, y otros 14.000 millones para reforzar la frontera de Estados Unidos con México y taponar todo tipo de inmigración desde allí.El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, junto al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en Tel Aviv esta semana

Washington no tiene reparo alguno en subrayar, con la promesa de asistencia multimillonaria a Israel y a Ucrania, que la paz se consigue con la guerra y el castigo de los malvados. «La historia nos ha enseñado que, cuando los terroristas no pagan un precio por su terror, cuando los dictadores no pagan el precio por su agresión, causan más caos, muerte y destrucción», dijo Biden

Ya Biden había dicho que  Estados Unidos es el arsenal de la democracia y con ello justificaba el pedidos de 7.5 mil millones de dólares para enfrentar a China en Asia y nueve mil millones para asistencia humanitaria en general, que incluirían los paupérrimos 100 millones para Palestina.

Es sin duda por esto que, en lo que fue una sesión informativa muy general, la La directora de la oficina del Presupuesto de la Casa Blanca, Shalanda Young, dijo que  estos fondos incluyen financiamiento para mil 300 agentes de la Patrulla Fronteriza adicionales, 375 jueces de migración, y mil 600 oficiales de asilo; más de 100 máquinas de detección con tecnología de punta para detectar fentanilo en los puertos de frontera suroeste, y unas mil personas de seguridad pública adicionales.

El ex presidente Donald Trump ha intentado relacionar el conflicto en Medio Oriente con la frontera con México: no pueden olvidar que la misma gente que atacó Israel está ahora mismo llegando en cifras increíbles a nuestro bello Estados Unidos de América a través de nuestra frontera totalmente abierta, declaró en Iowa, según reportó The New York Times.

Sabemos que hay una frontera abierta, agregó la ex embajadora ante la ONU, Nikki Haley, quien también está buscando la nominación presidencial republicana. Los republicanos que no han intentado relacionar a Hamas y otros terroristas con la situación en la frontera con México, han insistido en destinar más dólares a la frontera.

Mientras, los demócratas han estado a la defensiva sobre el tema del control fronterizo y buscando cómo aplacar la ofensiva republicana sobre el tema. El monto asignado al asunto es más que nada una maniobra política y no una necesidad específica.

El senador republicano Kevin Cramer comentó a USA Today: Como casi todo republicano, creo que tenemos que demostrar estar dispuestos a asegurar nuestra propia frontera si vamos a pedir a los contribuyentes en este país dar más para apoyar las (fronteras) de otros.

El  conservador Heritage Foundation señaló que “el gobierno de Biden ha sido el pirómano que ha quemado nuestra frontera humanitaria y el sistema de migración. Como consecuencia, Estados Unidos enfrenta ahora crecientes amenazas ‘terroristas’”, declaró Lora Ries, directora de política migratoria.

*Politólogo y analista estadounidense, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.