Los armenios de Artsaj temen un nuevo genocidio

903

Harut Zarikian

Tras meses de bloqueo por parte de Azerbaiyán, miles de armenios preocupados por una eventual “limpieza étnica”, abandonaron su enclave en las tierras altas de Nagorno-Karabaj para refugiarse en Armenia. Al menos 200 personas murieron y 400 resultaron heridas en la ofensiva militar de parte de Azerbaiyán.

Los armenios aún recuerdan el genocidio deportación forzosa e intento de exterminar la cultura armenia- puesta en marcha por el gobierno de los Jóvenes Turcos en 1915, que dejó más de un millón y medio de asesinados.​

Poco más de un siglo después, en apenas tres días se estima que ya son 60.000 los armenios que abandonaron de manera forzada sus hogares en el enclave de Nagorno-Karabaj, y a través del corredor de Lachín se dirigieron hacia Armenia, donde están siendo acogidos en ciudades y pueblos del país, en algunos casos por familiares y amigos y en otros por los medios que dispuso el gobierno central.

Miles de ancianos, mujeres, hombres y niños dejaron atrás pueblos y aldeas que durante años han estado dentro del territorio que había mantenido una autonomía de facto en forma de república no reconocida de Artsaj, nombre armenio de la región en disputa. También dejaron sus muertos.

Ahora, el gobierno autocrático de Bakú podría, por primera vez desde el colapso de la Unión Soviética, ejercer un control total sobre el enclave de mayoría armenia. Los victoriosos azerbaiyanos accedieron a abrir el único corredor que conecta Nagorno-Karabaj con Armenia, lo que precipitó un enorme flujo de refugiados que huyen del enclave y un posible futuro bajo dominio azerbaiyano.

“Nuestro pueblo no quiere vivir como parte de Azerbaiyán. El 99,9% prefiere abandonar nuestras tierras históricas”, declaró David Babayan, asesor de Samuel Shahramanián, presidente de la autodenominada República de Artsaj. “El destino de nuestro pobre pueblo pasará a la historia como una desgracia y una vergüenza para el pueblo armenio y para todo el mundo civilizado”.

Decenas de armenios desplazados de Nagorno Karabaj en un centro de registro del Ministerio de Asuntos Exteriores de Armenia, cerca de la ciudad fronteriza de Kornidzor. Más de la mitad de los armenios que habitaban Nagorno Karabaj han abandonado ya el enclave y han entrado en Armenia. Al mismo tiempo, la  República de Artsaj, la entidad política que crearon los armenios karabajíes, ha anunciado su desaparición. Su presidente, Samuel Shahramanián, ordenó la disolución de todas las instituciones -y la disolución de la República- para el 1 de enero de 2024, tras la detención del exprimer ministro de Artsaj, Rubén Vardanián, que ha sido acusado de «terrorismo».

Tras la victoria militar azerbaiyana, la población karabají ha iniciado un éxodo en dirección a Armenia. Según el gobierno armenio, más de 70.500 karabajíes han llegado a Armenia hasta este jueves, cuando la población estimada del enclave es de 120.000. El primer ministro armenio, Nikol Pashinián.

Dijo que «en los próximos días» no quedarán armenios en Nagorno Karabaj y volvió a denunciar que “el éxodo de los armenios de Nagorno Karabaj continúa como resultado de la política de limpieza étnica llevada a cabo por Azerbaiyán”.

«Nos preocupa mucho el rápido aumento del número de refugiados que han escapado a Armenia, hay largas colas en la frontera y las llegadas continúan», dijo en Ginebra la portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados Shabia Mantoo.

Las autoridades armenias están proporcionando alojamiento temporal (en hoteles, casas sociales y escuelas) a quienes no tienen familiares en este país.»Con temperaturas bajo cero por la noche y alojamiento limitado, se necesita urgentemente ayuda de emergencia»,  añadió Montoo.Imagen, tomada de un vídeo difundido por el Ministerio de Defensa de Rusia, de soldados rusos evacuando a refugiados de Stepanakert / Jakendi, capital de Nagorno Karabaj, ante la ofensiva de las fuerzas azerbaiyanas en la región. Foto: Ministerio de

El conflicto de Nagorno Karabaj, que se inició en 1988 y que ha provocado dos guerras abiertas entre Armenia y Azerbaiyán (1991-94 y 2020), podría estar en su fase terminal. Tras recuperar territorio en torno a Karabaj en 2020 y 2022, Azerbaiyán inició el pasado día 19 una operación militar para recobrar totalmente el control sobre Nagorno Karabaj, región habitada mayoritariamente por armenios .

La operación culminó en apenas 24 horas con la rendición y el desarme de las unidades armadas de la República de Artsaj, que ahora anuncia la disolución de sus instituciones políticas. Nagorno Karabaj es una región  poblada mayoritariamente por población armenia, con lengua (armenia) y religión (cristianos) comunes con Armenia pero diferentes a los de la mayoría de la población azerbaiyana (que hablan azerí y son musulmanes).

*Periodista armenio-argentino, colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.