«Aproximaciones sucesivas» del Alto Mando en el gobierno de Lula

666

Jeferson Miola

Hace años, durante una conferencia dada en una logia masónica en Brasilia [15/09/2017], el general Hamilton Mourão afirmó que “si hay que haber, habrá” una intervención militar.

Es importante señalar que la interpretación delirante del artículo 142 de la Constitución, que el 15 de septiembre de 2017, fecha de la conferencia de Mourão sobre la masonería, ya era una gramática vigente en los círculos militares, comenzó a hacerse pública y a organizarse como un movimiento de fuerza- extrema derecha en el período inmediatamente posterior.

En ese momento, el partido de los generales ya avanzaba en la materialización de su proyecto secreto de poder con Bolsonaro, cuya candidatura presidencial para 2018 había sido lanzada el 29 de noviembre de 2014, cuatro años antes, en la AMAN, la Academia Militar das Agulhas Negras. .

El general Mourão, que todavía estaba activo en ese momento, era Secretario de Economía y Finanzas del Ejército y formaba parte del Alto Mando, dijo: estamos en una situación de lo que podríamos recordar de la tabla de logaritmos, ‘aproximaciones sucesivas’ ”.

Y amenazó: “o las instituciones resuelven el problema político, a través de la acción del Poder Judicial, sacando de la vida pública a los elementos involucrados en todos los ilícitos, o tendremos que imponer esto”, es decir, un golpe militar.

Sintomáticamente, una de las “aproximaciones sucesivas” más decisivas y notorias de la estrategia golpista del Alto Mando del Ejército [ACE] se conoció menos de siete meses después, el 3 de abril de 2018, cuando el general conspirador Villas Bôas publicó, el en nombre del Alto Mando, el infame tuit presionando al STF para mantener la detención ilegal de Lula.

Luego de los reveses sufridos en el último período –la derrota de la fórmula militar Bolsonaro/Braga Netto el 30 de octubre y el fracaso de la intentona golpista el 8 de enero–, la dirección partidista de las Fuerzas Armadas solo hizo una inflexión táctica en busca de una solución política. reposicionamiento Intentan recuperar la falsa imagen de profesionalidad y compromiso con la legalidad.

Antes de asumir, el jefe del Ejército lamentó la elección 'no deseada' de  LulaSin embargo, los disimulos de altos mandos del Ejército, entre ellos el General Tomás Paiva, que proclaman que el Ejército es una institución “apolítica y apartidista”, no son confiables.

Es irónico que el actual comandante de la Fuerza Terrestre declare esto, porque en 2014 era el comandante de AMAN cuando ocurrió un acto político-partidista inaceptable bajo el estado de derecho, que fue el lanzamiento de la candidatura de Bolsonaro a la presidencia durante la ceremonia de graduación aspirantes a oficiales del ejército. Con su consentimiento, el General Tomás Paiva.

La indagatoria del Comando Militar del Planalto sobre los hechos golpistas, recién dada a conocer el pasado 26, enciende una luz de alerta que debe ser muy preocupada por el gobierno.

Se trata de una ficción que falsea la realidad, oculta la participación de militares en el golpe de Estado y, además, culpa al gobierno de Lula de ataques criminales a las instituciones de la República, incluido el mismo Palacio del Planalto.

Sin embargo, más grave que la farsa de la investigación fue la remisión oficial del General Tomás a la CPMI de los actos golpistas que reforzaban esta versión falsificada y mentirosa.

Un detalle que no deja de causar curiosidad: la comandancia del Ejército atendió el pedido del diputado ultraderechista André Fernandes-PL/CE, quien es investigado por el STF por apoyar y alentar a la horda fascista que salió del Cuartel General del Ejército para desacreditar el Corte Suprema, Congreso y el Planalto. ¿Un juego combinado?

Es peligroso confiar en que el liderazgo militar, partidista y ultrapolitizado, esté realmente comprometido con aceptar la subordinación al poder civil y la democracia. El partido de los generales no abandonó su propio proyecto de poderío militar, ni abandonó la delirante fantasía de considerarse un Poder Moderador.

Los militares continúan al acecho y atentos a cada nueva ventana de oportunidad que se abre para seguir adelante con sus sucesivos acercamientos. En el encuentro masónico de 2017, Mourão destacó que “tenemos planes, muy bien hechos”. A falta de los poderes fácticos, “llegará el momento en que tendremos que imponer una solución”, dijo.

El mando del Ejército ha dejado señales muy claras en el aire, sin ninguna reacción de las instituciones y del poder político [gobierno y Congreso]. Además de no iniciar investigaciones sobre militares involucrados en crímenes y atentados a la democracia, asegura la impunidad y otorga importantes cargos a delincuentes uniformados.

Mauro Cid e o ex-presidente Jair BolsonaroLa comparecencia del teniente coronel Mauro Cid uniformado en el CPMI de los actos golpistas subió un peldaño más en la prueba de la afrenta militar al poder político. Sin provocar el repudio del Congreso y la desaprobación del Ministro de Defensa.

Las cumbres militares son un factor extremadamente crítico y amenazante en la realidad brasileña. La supervivencia de la democracia depende de la capacidad de la sociedad civil, de las instituciones de la República y del poder político para enfrentar definitivamente la cuestión militar en Brasil.

El gobierno necesita urgentemente revisar la continuidad de la opción política del ministro José Múcio Monteiro, que no sólo está equivocada, sino que también está favoreciendo la reconfiguración de la capacidad golpista del partido de los generales.

No es sólo el gobierno de Lula el que sigue amenazado, sino la democracia misma.

*Miembro del Instituto de Debates, Estudios y Alternativas de Porto Alegre (Idea), fue coordinador ejecutivo del V Foro Social Mundial. Colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.