España corta el ciclo reaccionario en Europa: triunfo amargo de las derechas

244

Isabella Arria

En las elecciones generales realizadas el domingo en España, el Partido Popular (PP, derecha) que encabeza Alberto Núñez Feijóo, obtuvo la mayoría de los sufragios emitidos (33.04 por ciento) frente a 31.7 de lo conseguido por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE, centro izquierda) del presidente de gobierno saliente, Pedro Sánchez. Estos resultados se traducen en 136 diputados para el PP y 122 para el PSOE.

El lunes y tras la noche electoral, el PSOE reunió a su Ejecutiva Federal en la que el presidente del Gobierno en funciones y secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, indicó que no puede haber escenario de ingobernabilidad y que no habrá repetición electoral.Parados o estudiantes: ¿quiénes deberían formar parte de las mesas  electorales?

Aseguró que «la democracia encontrará la fórmula de la gobernabilidad», tras señalar que que hay «11 millones de españoles que han votado avance. Este país ha votado no a la involución y retroceso y es un ejemplo en el mundo».

La buena noticia de las decimosextas elecciones generales en España es la derrota experimentada por la ultraderecha neofranquista deVox, que perdió 19 asientos en el Congreso de los Diputados. El PSOE votó por encima de lo esperado y es posible que reedite la alianza que lo llevó al gobierno en 2019, aunque no puede descartarse un bloqueo que lleve a una repetición electoral.

El PSOE puede matemáticamente, seguir en La Moncloa, una circunstancia no prevista, ni por el PP ni Vox. Pero la situación puede acabar en doble bloqueo y se deban convocar nuevas elecciones generales.

Fue un triunfo amargo: la mala noticia para el PP es que la suma de sus representantes, más los del ultraderechista Vox (33) el único conseguido por la Unión del Pueblo Navarro (UPN, derecha), las fuerzas políticas dispuestas a formar gobierno con Núñez Feijóo, se quedaría dos escaños por debajo de los necesarios para alcanzar la mayoría absoluta, que es de 176 escaños.

En España no se elige presidente, sino grupos parlamentarios que pueden formar gobierno mediante coaliciones, alianzas, acuerdos y componendas, a través de negociaciones, abstenciones y mayoría simple.

Resultados elecciones generales 2023 en España, en directo | Feijóo: "Mi  deber es abrir el diálogo para intentar gobernar" | Elecciones generales  2023Si Núñez Feijóo fracasa en una primera ronda para formar gobierno, tocará a su rival del PSOE el turno de buscar la conformación de una mayoría, para lo cual tendría que agregar, además de los 31 diputados de Sumar (centroizquierda), los de las formaciones nacionalistas vascas y catalanas (unos 20 en total). Para Pedro Sánchez la tarea inmediata es convencer a los independentistas catalanes de Junts, al menos de abstenerse en la votación.

El tercer escenario es el de la convocatoria a nuevas elecciones, algo que ninguna de las fuerzas políticas españolas desea.En realidad, los comicios  desembocan en un conjunto de acertijos parlamentarios en el que la habilidad negociadora de los contendientes resultará más crucial que los sufragios logrados.

A reserva de seguir el análisis de lo ocurrido en las comunidades autonómicas caso por caso,  Aunque los ciudadanos otorgaron al PP la primera minoría, dieron la espalda al neofranquismo y decidieron así mantener a España lejos del alarmante viraje a la ultraderecha que experimentan otros países europeos. En medio de la incertidumbre en la que culmina la elección de ayer, ese dato es por sí mismo reconfortante.

Y mañana ¿quién gobernará España?, se pregunta el analista Marcos Roitman Rosenmann.La remontada para evitar que España entre por un túnel tenebroso y amanezca hoy en 1973 y no en 2023 se cumplió, tal como pronosticó el presidente del gobierno, el socialista Pedro Sánchez, el gran triunfador a pesar de quedar como la segunda fuerza más votada.

Pedro Sánchez, presidente del gobierno de España, se mostró eufórico y triunfante a pesar de que el PSOE perdió su hegemonía electoral. “Llamé a comicios anticipados porque teníamos que elegir entre un modelo de avance y uno de retroceso de libertades. El país ha sido claro: el bloque involucionista de PP-Vox fracasó”, dijo.Cómo habrían quedado las elecciones generales con una circunscripción única  en España?

Como suele suceder, las encuestadoras han fallado y con ello todos los análisis políticos de los medios hegemónicos. Lo único cierto es la confirmación de una geografía electoral en torno a los dos grandes partidos que siempre han manejado la política en España, confirmando la hegemonía de PSOE y PP.

La derecha del nacionalcatolicismo españolista salió debilitada en su afán de llegar a la presidencia, mientras quienes daban por defenestrado a Pedro Sánchez, nuevamente se han equivocado ya que -aún sin ganar- sale reforzado y su liderazgo interno se consolida.

Eso deja en muy mal lugar a la vieja guardia socialdemócrata que lo han vituperado por sus relaciones con la izquierda, sea Unidas Podemos, HB-Bildu o Ezquerra Republicana de Cataluña. El PSOE ha subido en votos y escaños, y respecto a formar gobierno, a pesar de las declamaciones de Núñez Feijóo.

La derecha y la izquierda

Las elecciones dejaron mal parado a Feijóo y a su partido, donde pierde legitimidad, respecto a sus adversarios más a su derecha, como la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Cabalgando sobre la premisa de Isabel Díaz Ayuso comparece en la sede de la Comunidad de Madrid el pasado 17 de febrero.que el PP fue la lista más votada, intentará exigir al PSOE su abstención. España, aunque se disfrace de democracia, es una monarquía parlamentaria, donde el rey, tras las elecciones llama a consulta a los candidatos de las listas que han obtenido representación parlamentaria.

Núñez Feijóo será el primero ser convocado (no para formar gobierno), y desde ya la artillería mediática intenta imponer el imaginario de que cualquier otra vía que no considere a Núñez Feijóo como presidente de gobierno, será tildada de alterar los resultados electorales. Buscará una división interna en el centro y centroizquierda que lleve a la abstención y de esa manera llegar a La Moncloa.

Obviamente, tratará de colocar otro imaginario: el de fraude a la democracia, un relato utilizado recurrentemente en esta legislatura, cuando se hablaba de sanchismo y gobierno ilegítimo apoyado por terroristas.

Dentro de la ultraderecha de Vox, Santiago Abascal pierde espacios y su autoridad cuestionada desde hace tiempo por la forma de mantener el control de la organización y casos de corrupción, se va debilitando, más cuando bajo su conducción el partido ha  perdido 19 escaños, frustrando su expectativas de llegar a formar parte de un gobierno de coalición.

Santiago Abascal

El independentismo ha sido el gran damnificado de las elecciones generales, afectado por la importante caída -de 6.5 por ciento- de la participación en Catalunya respecto a las elecciones de noviembre de 2019. A pesar de la pérdida de votos, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y Junts, el partido de Carles Puigdemont, serán claves en una posible investidura de Pedro Sánchez junto a los partidos vascos.

La presidenta de Junts -nacionalista e independentista catalán-, Laura Borràs,ha avisado a Sánchez que el “peaje de la investidura” pasa necesariamente por la amnistía y la autodeterminación en Cataluña.

Por su parte, Yolanda Díaz, la esperanza de la izquierda y la propuesta de gobernar para la gente con Sumar, logra un éxito relativo en unas elecciones donde ha medido sus fuerzas y alcance del proyecto. Los 31 diputados esconden la derrota de Podemos, bajo una nomenclatura donde su peso específico tiende a cero. Sin demasiadas opciones, si no logra que se forme un gobierno de coalición, será otra opción progresista de corta esperanza de vida.

Doce horas después de la proclamación de los resultados electorales del 23J, Sumar ha emplazado al PSOE a comenzar a negociar tanto un programa de Gobierno -que incluya cuestiones como la cesta de la compra, los alquileres y la reducción de la jornada laboral – como una estructura ministerial, señaló este lunes el portavoz de la coalición, Ernest Urtasun.

«Sólo hay una investidura posible: Feijóo y Vox no tienen mayoría, sólo está la posibilidad de repetir un gobierno de coalición y estamos ya trabajando en las cuestiones que tienen que ver con el programa y con la estructura del gobierno.  España es el primer país donde el ciclo reaccionario sale derrotado. Hay un cambio de tendencia y de ciclo de lo que está pasando en Europa en los próximos años; hemos mandado un mensaje de esperanza al resto de países europeos», dijo el vocero de Sumar.

Con un poco de humor y otro de resignación, los españoles suelen responder a la pregunta de ¿quién gobernará España? con un lacónico “los mismos de siempre”.

*Periodista chilena residenciada en Europa, analista asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, estrategia.la)

 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.