CIJ falla a favor de Colombia en el largo litigio con Nicaragua

Camilo Rengifo Marín

El destino del mar territorial colombiano en el occidente del Caribe fue definido por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) este jueves, en respuesta a la demanda presentada por Nicaragua sobre la delimitación de la plataforma continental, rica en recursos naturales y con gran abundancia de peces. La Corte de La Haya falló a favor de Colombia.

“La Corte concluye que no puede extenderse la plataforma continental que se sobreponga sobre otro Estado”, señaló la presidenta de la CIJ, Joan Donoghue, quien informó que “por 13 votos a 4, se rechaza la solicitud hecha por la República de Nicaragua de que la Corte pudiera ajustar y declarar que las islas de San Andrés y Providencia tenían derecho a una parte continental hasta la línea consistente de 200 millas náuticas de la línea base”.https://cdn.cnn.com/cnn/interactive/uploads/20220420-20220419-nicaragua-colombia-sea-limits-desktop.png

Donoghue agregó que “Nicaragua no tiene derecho a una línea extendida dentro de las 200 millas de la línea base de Colombia. Dentro de la línea base de las millas náuticas de San Andrés y Providencia, Nicaragua no tiene derechos a una plataforma extendida”. El fallo es vinculante y busca el fin a la controversia entre ambas naciones.

Por 13 votos a 4, la Corte rechazó la solicitud hecha por Nicaragua para declarar que los límites marítimos con Colombia en las áreas de las partes continentales que, según Nicaragua, les pertenecen a ellos, más allá de los límites determinados por la Corte en su sentencia de 2012 y por 12 votos contra 5, se rechazó la petición de Nicaragua con respecto a los derechos de Serranilla y Bajo Nuevo.

Desde diciembre de 2001, Colombia y Nicaragua vienen disputando parte de la soberanía de la plataforma continental extendida en la CIJ de La Haya.Nicaragua quiere proyectarse más hacia el Caribe, buscando una posición más estratégica contra Estados Unidos, mientras que Colombia alega que ha ejercido su soberanía por décadas y que la población de las zonas se sienten como parte del país.

Para iniciar el litigio, Nicaragua desestimó un acuerdo de 1928 que reconocía la soberanía de Colombia sobre esos territorios. En 2012, la CIJ resolvió entregarle a Nicaragua un área de unos 75.000 km2, pero ratificó que el archipiélago y las otras islas, cuyas aguas tienen una gran riqueza natural y de petróleo, son colombiana

La disputa  data desde el siglo XIX, cuando Nicaragua ocupó las islas Mangles que Colombia consideraba como suyas, hasta que Colombia hizo efectiva y legal la soberanía sobre dicho territorio, incluyendo el archipiélago de San Andrés.

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, celebró el fallo: «Gran victoria para Colombia en La Haya. La CIJ no accedió a las pretensiones de Nicaragua sobre expandir su plataforma continental. Esperamos con este fallo cerrar la controversia limítrofe y abocarnos a llevar desarrollo sostenible a nuestro archipiélago».

La máxima corte de la ONU «no accedió a las pretensiones de Nicaragua sobre expandir su plataforma continental. Esperamos con este fallo cerrar la controversia limítrofe», escribió Petro. Anteriormente había señalado que “una nación defiende sus mares, defiende sus cielos, defiende sus tierras, dependiendo incluso de su capacidad política y militar. La capacidad política de una nación depende de su propio pueblo, de su unidad, de la fortaleza y calidad de la sociedad”, afirmó.

Historial

El fallo emitido por la CIJ el 19 de noviembre de 2012 había otorgado a Nicaragua 75.000 kilómetros cuadrados de mar territorial colombiano en la jurisdicción de las islas de San Andrés y Providencia. Sin embargo, Colombia no acató esta decisión y se retiró del Pacto de Bogotá, que busca la resolución pacífica de conflictos.

Posteriormente, la CIJ confirmó la soberanía de las tres islas mayores (San Andrés, Providencia y Santa Catalina) y de siete islas menores y cayos: Alburquerque, Serrana, Serranilla, Bajo Nuevo, Bolívar, Roncador y Quitasueño.

Antes de que se hiciera efectivo el retiro de Colombia del Pacto de Bogotá, Nicaragua presentó una nueva demanda el 16 de septiembre de 2013. En esta solicitud, buscaba la delimitación de la plataforma continental más allá de las 200 millas náuticas de la costa de Los Mosquitos. Tras esta acción, Colombia radicó una respuesta ante la CIJ en febrero de 2019 para defender sus derechos en el mar Caribe.Colombia vs. Nicaragua: qué es lo que está en juego en La Haya | Cambio  Colombia

En abril de 2022, la CIJ emitió su veredicto sobre la demanda interpuesta por Nicaragua, en la cual se alegaban presuntas violaciones de los derechos soberanos en el Caribe por parte de Colombia, argumentando que este último no había cumplido con el fallo de noviembre de 2012.

El  21 de abril de 2022, la Corte de La Haya anunció el fallo sobre las presuntas violaciones e incumplimientos de Colombia en relación con la decisión de 2012. Fue el segundo revés para Colombia en La Haya, ya que la CIJ determinó que efectivamente se habían violado los derechos de Nicaragua en el mar Caribe en materia de pesca e investigación científica e instó a Colombia a cesar inmediatamente las interferencias en este ecosistema marino.

Es importante destacar que la lectura de este segundo fallo no afectó ningún territorio marítimo, sino el supuesto incumplimiento del fallo de 2012 por parte de Colombia. Lo que se resolvió este jueves fue la controversia relacionada con la delimitación de las fronteras entre la plataforma continental de Nicaragua más allá de las 200 millas náuticas y la plataforma continental de Colombia.

Nicaragua presentó las siguientes peticiones a la Corte: Determinar el curso exacto de la frontera de la plataforma Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina - Wikipedia, la  enciclopedia librecontinental entre Nicaragua y Colombia, de acuerdo con los principios y las normas del derecho internacional, y establecer los derechos y obligaciones de ambos Estados con respecto al área de superposición de reclamos y el uso de sus recursos hasta que se delimite con precisión la línea fronteriza.

El equipo jurídico de Colombia, conformado por Eduardo Valencia-Ospina (agente), Carolina Olarte (coagente y embajadora de Colombia en los Países Bajos) y Elizabeth Taylor (viceministra de Asuntos Multilaterales del Ministerio de Relaciones Exteriores), radicó ante la Corte los argumentos jurídicos, institucionales y científicos que respaldan la soberanía de Colombia en el mar Caribe desde 1803, basados en una orden real, y refutan los argumentos de Nicaragua sobre su reclamación de 200 millas de plataforma continental en el mar Caribe.

Los habitantes de San Andrés y Providencia esperan que el litigio con Nicaragua llegara a su fin para preservar la integridad del territorio colombiano en el occidente del mar Caribe y beneficiar a las comunidades raizales.

*Economista y docente universitario colombiano, analista asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.