Inaceptable: acuerdo propuesto por la UE es tildado ‘neocolonial’ por Brasil

380

Jamil Chad

Brasil no aceptará un acuerdo «neocolonial» con los europeos. La advertencia viene del asesor especial de la presidencia, Celso Amorim, en referencia al pacto entre Mercosur y la Unión Europea. El tema fue objeto de discusión durante la visita del presidente Luiz Inácio Lula da Silva a Roma y estará en el centro del debate con el presidente francés Emmanuel Macron en Francia este jueves.

Negociado durante 20 años, el acuerdo fue celebrado en 2019 por el gobierno de Jair Bolsonaro . Pero nunca se implementó, ante la resistencia de los europeos por el desmantelamiento de las políticas ambientales del expresidente.

Con Lula, la esperanza era que el proceso pudiera avanzar. Pero en una carta adicional presentada en abril, los europeos establecieron condiciones. La principal: Brasil tendría que cumplir con las metas del Acuerdo de París e incluso ir más allá de sus compromisos multilaterales. De lo contrario, sufriría una suspensión de la exención arancelaria.

En conferencia de prensa, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva aclaró, una vez más, que la propuesta europea para el tema agrícola y climático «no está en consonancia» con los intereses del país e insistió en que Brasil quiere recuperar su «capacidad de industrialización». «.

Según él, la proporción del PIB en el sector industrial es sólo del 10%. «Eso significa que Brasil se ha desindustrializado», señaló.

Lula seguía siendo contundente. «La carta es inaceptable», dijo  el brasileño, en referencia a los criterios ambientales que sugieren los europeos. Para él, la propuesta castiga a quien no cumpla con el Acuerdo de París. Pero advirtió: “Ni ellos cumplieron”.

Para el brasileño se necesita «más humildad y sensibilidad». Pero evitó dar una fecha límite para que se estableciera un tratado. Al inicio de su gobierno incluso habló de un pacto antes de mediados de año. Hace unas semanas, pronosticó un hit para fin de año. Ahora, no respondió cuando se le preguntó cuándo podría suceder eso.

Lula aclaró que hablará con Macron sobre esta situación y admitió que los franceses son «muy duros» para defender sus intereses agrícolas. Para él, un acuerdo sólo será posible cuando cada uno «renuncie» al proteccionismo.

Relación neocolonial

«Un acuerdo como este debe basarse en la confianza, no en la desconfianza», insistió Amorim. Admite que Brasil puede asumir compromisos y que, en cuatro años, se podría revisar el proceso. «Pero aceptar que puedes aceptar sanciones es como una persona que comete un delito aceptando la pena de muerte. Eso no existe», dijo. «La carta fue muy desafortunada», agregó.

La cuestión agrícola, sin embargo, no es el único problema. Según él, uno de los temas es el capítulo de las licitaciones públicas, valoradas en más de  150 mil millones de dólares en Brasil cada año.

Según el pacto, este mercado estaría abierto a las empresas europeas, lo que amenazaría la capacidad de competir de las industrias nacionales. Brasil ahora quiere revisar estas condiciones.“Es muy bueno tener un acuerdo con la Unión Europea, incluso para ayudar en el equilibrio mundial y para nuestro equilibrio. No queremos solo China y EE.UU. Pero no puede ser una relación neocolonial”, dijo.

Para Amorim, el proceso de negociación debe alejarse de los negociadores comerciales y abordarse a nivel político.

* Periodista y columnista brasileño basado en Ginebra. Nota publicada en UOL

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.