La conferencia por Venezuela en Bogotá: gusto a poco

(230425) -- BOGOTA, 25 abril, 2023 (Xinhua) -- El presidente colombiano, Gustavo Petro, habla durante el inicio de la Conferencia Internacional sobre el Proceso Político en Venezuela, en el Palacio de San Carlos, sede de la Cancillería colombiana, en Bogotá, Colombia, el 25 de abril de 2023. Petro instaló el martes la Conferencia Internacional sobre el Proceso Político en Venezuela, que busca propiciar un espacio que permita la reanudación del diálogo entre el Gobierno venezolano y sectores de la oposición. (Xinhua/Str) (jhp) (jg) (oa) (ra) (ce)
450

Marcos Salgado |

Aunque marca un nuevo momento en la forma en la que el continente ve a Venezuela y su crisis azuzada desde Washington, la conferencia promovida por el presidente Gustavo Petro en Bogotá no tuvo resultados concretos. Salvo, si se quiere, la definitiva salida de escena del ex autoproclamado presidente, Juan Guaidó, quien huyó en soledad a Miami.

La Conferencia Internacional sobre el proceso político en Venezuela que se realizó esta semana que pasó en el Palacio de San Carlos, en Bogotá, apenas avanzó en pasar en limpio temas que se conocen, igualar reclamos de lado y lado en la contienda y volver a dejar claro que nada pasará realmente si no hay una decisión del gobierno de Joe Biden de levantar las medidas coercitivas unilaterales que pesan (y mucho) sobre las finanzas y la economía venezolanas.

En la conferencia participaron por Latinoamérica representantes de Argentina, Barbados, Bolivia, Brasil, Chile, Honduras, México y San Vicente y las Granadinas. También representantes de Alemania, España, Francia, Italia, Noruega, Portugal y el Reino Unido y el Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad Unión Europea, además de delegados de los gobiernos de además de Türkiye y Sudáfrica.

(Xinhua)

Antes de que comenzara el encuentro, tanto Estados Unidos como el gobierno de Nicolás Maduro dejaron claro que no cederían en sus posiciones si la otra parte no lo hacía primero.

Caracas dejó claro que no reanudaría el diálogo con la oposición si no se avanzaba en cinco puntos: el levantamiento incondicional de todas las medidas coercitivas unilaterales, las llamadas sanciones,  impuestas desde 2015 y la devolución de todos los fondos del Estado venezolano que permanecen retenidos ilegalmente en Estados Unidos y algunos países europeos. También que se detengan «las políticas de ‘lawfare’ en tribunales estadounidenses o en la Corte Penal Internacional contra el presidente Maduro y otros referentes del gobierno.

A la lista se suma la liberación inmediata del empresario y diplomático Alex Saab y el reclamos de que la Plataforma Unitaria cumpla con el Acuerdo Social suscrito en México en noviembre de 2022, para la liberación de más de 3 mil millones de dólares de recursos venezolanos para aplicarlos a políticas sociales.
Juego trabado

El presidente Petro definió con precisión el atolladero venezolano. Dijo que había que “andar sobre dos rieles al mismo tiempo”. “Establecer el cronograma de las elecciones y sus garantías, y que el pueblo venezolano pueda decidir libre y soberanamente qué quiere”. Y por otro lado “el levantamiento de las sanciones”.

Este último escenario, el del levantamiento así gradual pero sostenido de sanciones, no aparece cerca, ni mucho menos, en el horizonte. Por el contrario, la declarada voluntad de Biden de ir por la reelección contra un candidato republicano -que será o Donald Trump o el actual gobernador de Florida, Ron DeSantis- coloca a Miami en el centro de la política, donde difícilmente los demócratas puedan avanzar mostrándose condescendientes con Maduro.

Guaidó. Huyó de Venezuela, pasó por Bogotá y terminó en Miami.

De cualquier forma, y esto sea tal vez lo único importante, la conferencia bogotana demostró que hay un nuevo momento en América Latina, y esto incluye una nueva visión de la situación y las soluciones para la crisis venezolana. Que incluye poner el problema donde debe estar y dejar de menear el discurso de la Casa Blanca sobre la “situación de crisis humanitaria compleja” en Venezuela.

De hecho, uno que usaba mucho ese latiguillo, el ex diputado y ex presidente autoproclamado Juan Guaidó, dizque quiso estar en la conferencia, y con el no conocido de antemano, voló a Miami (precisamente) donde lo esperaban cuatro micrófonos sostenidos por dos cronistas. Soledad completa y total, e imagen para un final de ciclo golpista que, de cualquier forma, no constituye por si solo nada parecido a la luz al final del túnel.

Periodista argentino del equipo fundacional de Telesur. Corresponsal de HispanTV en Venezuela, editor de Questiondigital.com. Analista asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, estrategia.la)

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.