Crisis diplomática: Argentina y Ecuador expulsaron a los embajadores

1.052

Eloy Osvaldo Proaño

Argentina solicitó este martes el retiro del embajador ecuatoriano en Buenos Airestras lamentar la «incomprensible decisión del Gobierno» de Quito de solicitar el retiro de Gabriel Fuks, el embajador argentino en ese país. La decisión del gobierno ecuatoriano tuvo lugar luego de que María de los Ángeles Duarte, exministra durante el gobierno de Rafael Correa, decidiera terminar su estadía de dos años como asilada en la sede diplomática argentina en ese país y trasladarse a la de Caracas, Venezuela.

«Se ha decidido adoptar, por nuestra parte, la misma situación con respecto al embajador ecuatoriano en Argentina. El Gobierno argentino ha tomado con sorpresa y profunda tristeza la decisión de Ecuador de escalar el desacuerdo existente respecto a la situación de la señora María de los Ángeles Duarte Pesantes y llevarlo a nivel de perjuicio en la relación bilateral», indicó la Cancillería en un comunicado. María de los Ángeles Duarte y Rafael Correa durante un acto oficial en Ecuador

La crisis se produce poco después que la Fiscalía de Ecuador solicitara arresto domiciliario para el expresidente Lenín Moreno, al que acusó, junto con otras 36 personas, de corrupción por recibir sobornos de una empresa china a cambio del contrato para construir la mayor hidroeléctrica del país, en momentos en que la Asamblea Nacional recomendaba abrir un juicio político contra el actual presidente Guillermo Lasso, acusándolo de corrupción por negocios en empresas públicas.

La involucramiento activo de dos presidentes, el anterior y el actual, en casos de corrupción, muestran el fracaso de este modelo de democracia, dónde la corrupción es el pan de cada día, y en nombre de la defensa de esa democracia ahora piden perdonar las grandes estafas al Estado perpetradas por Moreno y Lasso. El provocado escándalo de Duarte trata de desviar la atención pública de los escandalosos casos de corrupción presidencial.

Lasso se opuso a darle el salvoconducto

El presidente argentino Alberto Fernández comunicó el pasado primero de diciembre a la Cancillería ecuatoriana su decisión de conceder el asilo a Duarte, que estaba alojada en la Embajada argentina en Quito junto a su hijo menor de edad desde el 20 de agosto de 2020. Sin embargo el presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, se opuso a otorgarle a Duarte el salvoconducto que le permitiera salir de Ecuador sin ser detenida.

La cancillería argentina aclaró que “no existe norma internacional alguna que obligara a las autoridades diplomáticas argentinas a ejercer custodia sobre la Sra. Duarte Pesantes” y aclaró que “el profundo aprecio al pueblo del Ecuador no habrá de variar con esta situación coyuntural”. Quito acusó al embajador argentino de ayudarla a escapar, pero la cancillería argentina negó que haya habido colaboración.

También explicó que el predio, de 2400 metros cuadrados (es una de las delegaciones argentinas más grandes en el mundo) dificulta el contacto directo con el ala en la que vivía Duarte. “Ella estaba acá como asilada política, no tenía restricción de ningún tipo ni dio explicaciones sobre lo que se iba a hacer”, aseguraron.

Y agregó que la residencia está cuidada por la policía ecuatoriana, por lo que deslindaron responsabilidades de “custodia” de la ministra condenada, que luego de salir de la sede diplomática recorrió media capital ecuatoriana, pasó por los controles de migraciones en el aeropuerto y llegó, sin problemas, a Caracas.

La RZ | : “En Ecuador se ve la violencia, no es algo ficticio”
Gabriel Fuks

«Cabe mencionar que, al tratarse de jurisdicción diplomática, la policía ecuatoriana no tiene acceso al predio de más de tres hectáreas de la misión argentina, que cuenta con seguridad privada. La Embajada argentina se ha opuesto a entregar los videos», indicó el comunicado de Cancillería. Duarte se encuentra ahora en la embajada de Argentina en Caracas, según la información difundida este martes por la Cancillería argentina.

Duarte «habría salido de la residencia de la embajada argentina, en Quito, el viernes diez de marzo de 2023 (hace más de un mes), en horas de la tarde, aunque posteriormente altos oficiales argentinos han dado otra versión, en la que mencionan que habría salido el día sábado», indicó el ministerio de Relaciones Exteriores ecuatoriano. A su vez, Fuks desmintió haber hablado con Duarte luego de su escape e indicó que desconocía su paradero.

“En modo alguno se entiende que se pretenda atribuir a un accionar expreso del Gobierno argentino que la persona mencionada haya podido, por inoperancia de las autoridades ecuatorianas, circular por Ecuador y partir desde ese país hacia el extranjero eludiendo los sistemas de control dispuestos por dichas autoridades alrededor de la Residencia de la embajada argentina en Quito”, expresó el comunicado de Cancillería argentina.

Y reiteró que “lamentando por lo tanto la incomprensible decisión del Gobierno ecuatoriano de solicitar el retiro de Ecuador del Embajador Gabriel Fuks, se ha decidido adoptar por nuestra parte la misma situación con respecto al Embajador ecuatoriano en Argentina”.Embajador argentino fue expulsado de Ecuador

“El Gobierno argentino seguirá actuando en el marco del pleno respeto de las normas internacionales aplicables y estará siempre dispuesto a entablar diálogo con las autoridades ecuatorianas para encontrar respuestas mutuamente aceptables para esta situación con el objetivo permanente de fortalecer nuestras relaciones con la República del Ecuador”, finalizó el escrito.

Sin dar su paradero, la propia Duarte agradeció vía twitter a la Argentina “por haberme cobijado ante la persecución de los gobiernos de Lenin Moreno y Guillermo Lasso”. Pocas horas más tarde, llegó a la sede de la embajada argentina en Caracas, dónde la recibió el embajador Oscar Laborde. La exministra de Obras Públicas tuvo un saludo protocolar hacia el diplomático y dio a entender que por el momento no piensa en viajar a la Argentina.

La estadía de Duarte en la embajada se efectivizó en agosto de 2020, antes de la llegada de Fuks a Quito y durante la presidencia de Lenin Moreno. En plena pandemia, la sede diplomática no tenía embajador designado.

Luego de su paso por la secretaría d Seguridad, con Sabina Frederic como ministra, Fuks llegó a Quito y “heredó” el problema, ya que el gobierno de Lasso-enfrentado políticamente con Correa-nunca vio con buenos ojos que la ministra utilizara su asilo como modo de evitar cumplir con la condena judicial.

La situación de Duarte

La ex ministra de Transporte y Obras Públicas de Ecuador, María de los Angeles Duarte Pesantes, con el ex presidente Rafael Correa. Fuente. Primicias EcuadorMaría de los Ángeles Duarte fue condenada a ocho años de cárcel por el delito de cohecho, que es imprescriptible en Ecuador. La justicia determinó que la exfuncionaria, junto al expresidente Correa -asilado en Bélgica- y otros exfuncionarios del gobierno, integraban una estructura delictiva que pidió sobornos por casi 7,6 millones de dólares a empresas a cambio de contratos con el Estado.

Correa y excolaboradores rechazaron los fallos de la justicia y denunciaron que se trató de una persecución política del actual gobierno de derecha.

Este martes, desde Venezuela, Duarte Pesantes apareció por Twitter y agradeció el asilo que tiene concedido por Alberto Fernández desde el año pasado. “Decidí dejar la embajada porque al negarme el salvoconducto que me correspondía como asilada política, de acuerdo con la convención de Caracas de 1954 e impedir mi salida segura (salvoconducto), el gobierno ecuatoriano me convirtió en su rehén política», continuó. “Tuve que salir bajo riesgo, pero ejercí el derecho que me asistía”, señaló .

*Analista e investigador ecuatoriano, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.