Multitudinaria manifestación en Madrid por la sanidad pública

▲ Movilización contra la privatización del sistema de salud, ayer en Madrid.
332

Isabella Arria

Madrid se convirtió el domingo en el epicentro de la protesta ciudadana en favor de la sanidad pública y contra la privatización paulatina y el deterioro de un servicio social esencial. Un millón de personas, según los sindicatos que convocaron la movilización, se congregaron en la capital para lanzar un mensaje de defensa de ese bien común y para exigir más medios para fortalecer la atención primaria al paciente y no dejar que siga en curso su deterioro.

Más de 70 asociaciones de vecinos y vecinas han logrado movilizar la que podría ser la manifestación más numerosa desde el inicio de la huelga de sanitarios en la comunidad con el fin de manifestarles su apoyo.

La administración de la derechista Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid desde agosto de 2019 y presidenta del Partido Popular de la Comunidad de Madrid, es la que menos invierte en Atención Primaria, con un 10,7%, muy por debajo del 25% recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en un modelo que se resumen en que se cure quien pueda pagarlo..

Un millón de madrileños no tienen médico en Primaria y 200.000 niños madrileños no tienen pediatra asignado. Toda esta gente se ve privada del beneficio demostrado de tener médico de manera continuada, incluyendo poder reducir su mortalidad un 25%. En cuanto a las consultas, uno de cada cinco plazas de médicos de familia están vacías. Los mismo ocurre con el 30% de las plazas de los pediatras.

En los últimos meses se ha evidenciado una crisis profunda en el servicio de atención primaria en todo el país, sobre todo en las regiones con más densidad poblacional, como Madrid, Cataluña, Andalucía y Valencia. Pero en Madrid es donde más se ha recrudecido el conflicto, por la ausencia de diálogo del gobierno de Díaz Ayuso y también por las exigencias de los sindicatos y  representantes de médicos y enfermeros.

La fractura social y política en cuanto a la salud pública madrileña se agudiza y se convertirá, sin duda, en uno de los principales mensajes frente a los comicios de mayo, en los que todas las encuestas auguran de nuevo una victoria contundente del bloque de la derecha.

Las decenas de miles de personas que participan en la protesta lanzaron consignas en favor de la sanidad pública: «Esta lucha la vamos a ganar», «Ayuso y su hermano nos roban a dos manos», «El pueblo unido jamás será vencido», «Luego diréis que somos cinco o seis», «Ayuso, cobarde, el pueblo está que arde», «Ayuso y su Gobierno que se vayan al infierno» y, de forma muy reiterada, él mensaje de «Hay que recordar a la hora de votar».

A su llegada a Cibeles, las cuatro columnas han confluido y han dado paso a la lectura del manifiesto donde vecinos y vecinas han reclamado la contratación de nuevos profesionales para aliviar las enormes listas de espera actuales, además de un servicio garantizado con al menos un médico, un enfermero y un celador en las urgencias extrahospitalarias.

Por su parte, el movimiento feminista puso el foco en el derecho al aborto, la conciliación de las sanitarias y la detección y prevención de las violencias machistas. Aseguran que la Atención Primaria es fundamental en el seguimiento de las violencias contra las mujeres.

Alejandra Jacinto, candidata de Podemos a las autonómicas en la comunidad. «La señora Ayuso le niega la asistencia. Es evidente que está muy nerviosa y no para de decir barbaridades. Pero sus barbaridades no van a tapar la realidad: que hay casi un millón de madrileños que no tienen a día de hoy ni médico de atención primaria ni pediatra asignado».

Médicos de familia y pediatras llevan en huelga indefinida desde el pasado noviembre, mientras que el resto de profesionales en los hospitales y Urgencias extrahospitalarias han denunciado reiteradamente falta de personal en sus servicios. Por el momento el equipo de Enrique Ruíz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid por el derechista partido Popular, no ha dado su brazo a torcer. De hecho, todavía no se ha personado en ninguna negociación con el comité de huelga.

Esta misma semana, la Fiscalía ha fallado a favor del sindicato médico madridista, al establecer unos servicios mínimos del 100% durante la huelga. A su vez, el ambiente no ha sido mejor en los barrios de la capital, donde la Policía Municipal ha puesto multas a los vecinos por repartir folletos animando a la participación en este 12F.

*Periodista chilena residenciada en Europa, analista asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, estrategia.la)

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.