Petro pidió que Argentina, Chile y Venezuela se sumen a la Comunidad Andina

Mariana Álvarez Orellana

El presidente colombiano Gustavo Petro propuso en la reunión del Consejo Presidencial de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), que la organización sea ampliada con la integración de Venezuela, Chile y Argentina. Estos dos últimos son países asociados, no miembros como sí lo son Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

El presidente peruano Pedro Castillo recibió en Lima a los mandatarios de Bolivia, Luis Arce Catacora; de Colombia, Gustavo Petro  y de Ecuador, Guillermo Lasso.

Petro dijo que de ampliarse la Comunidad Andina, se tendría que hacer bajo un “acuerdo mínimo” de respeto a la Convención de los Derechos Humanos. Su propuesta gira en torno a que la CAN tenga una “voz más fuerte” en la comunidad internacional.

“Las solicitudes de Chile y Venezuela deben ser tenidas en cuenta. Volver al primer escenario de la comunidad andina cuando ellos integraban este instrumento”, aseguró. Agregó que si Argentina se une, “será mejor”.

Ante la amenaza de que la guerra en Ucrania – que “está afectando en nuestras regiones, producción agraria, en la capacidad para atender una soberanía alimentaria”- se extienda en tiempo y geografía, Petro solicitó “hacer un exhorto a llamar a la paz entre Ucrania y Rusia para posibilitar que al menos esta palabra comience a discutirse en el escenario internacional y vayan cogiendo fuerza y espacio respecto a otra palabra: la guerra”.

Asimismo, el mandatario colombiano propuso que desde la Comunidad Andina se convoque a una conferencia de países para discutir la política antidrogas, evaluarla, sopesar con cifras, “y ver si conduce a algún puerto o si por el contrario nos está hundiendo en el fondo de un abismo violento, sanguinolento y antidemocrático”.

Manifestó que la guerra contra las drogas monitoreada por Estados Unidos, que se aplica hace 50 años en la región,  ha fracasado. El balance, dijo, es un millón de latinoamericanos muertos, la mayoría colombianos, cada vez más mexicanos, cada vez más centroamericanos y sudamericanos.

“Las estadísticas en Estados Unidos hablan después de 50 años de guerra contra las drogas que 70 mil personas mueren cada año por sobredosis de otras drogas a las cuales no se le hizo la guerra, como el fentanilo”, aseveró Petro.

El presidente de Colombia señaló que el mundo también los coloca en una circunstancia especial para esta reunión, ya que la ciencia ha determinado que nos podemos extinguir y que por ello debería ser el principal problema a asumir la crisis climática como uno de los ejes centrales en su acción presente y futura.

“Al ser [Latinoamérica] el gran reino de la biodiversidad mundial, tenemos una de las grandes esponjas de absorción de CO2 después de los océanos que es la selva amazónica. A veces no somos conscientes de ello”, dijo.  “Dentro de las perspectivas de la lucha contra el cambio climático se nos colocan una serie de objetivos que deberíamos planificar como estados, una planificación multilateral”, afirmó.

“La planificación de, por ejemplo, tener una red eléctrica integrada con fuentes de energía limpia, como un aporte en la mitigación de la crisis climática. Lo podríamos hacer, la red está, hay que llenarla de fuentes de energía limpia, y las fuentes están. Si incluímos a Chile y a Venezuela, nuestra región está llena de sol, llena de vientos y llena de agua”, indicó.

Petro afirmó que abordando estos temas es como se podrá plantear la industrialización de nuestros países, tal como se planteó en el inicio de la Comunidad Andina. “País que no se industrializa es pobre. La riqueza se genera en la agricultura, en su industrialización, y por tanto, tal como los fundadores de esta comunidad dijeron, a nosotros nos corresponde la industrialización de nuestros países”, puntualizó.

Las decisiones

En su comunicado final, los presidentes resaltaron la apremiante necesidad de profundizar en la lucha contra el hambre y la desnutrición y de abordar el aumento de precios de los alimentos y ratificaron el compromiso de continuar impulsando las mesas de trabajo para formular y desarrollar los proyectos planteados en el marco de la Agenda Agropecuaria Andina en los ejes de agricultura familiar y mujer rural, sanidad agropecuaria e inocuidad de alimentos, y comercio y desarrollo de los agronegocios.

Asimismo destacaron el potencial de los países andinos para contribuir a la seguridad alimentaria global, y por ello, coincidieron en promover a nivel subregional un renovado impulso a las economías rurales, la gestión sostenible de los recursos hídricosy de la producción agropecuaria, reconociendo el valor de los conocimientos tradicionales.

Los presidentes manifestaron su satisfacción por la creación del Grupo de Género y Comercio, instancia para impulsar programas para el empoderamiento y autonomía económica de la mujer. Igualmente coincidieron en la importancia de continuar con los trabajos para identificar líneas prioritarias de acción para la adopción de medidas transversales de igualdad de género en los trabajos de la Comunidad Andina.

Asimismo, destacaron la importancia de profundizar la agenda social y de derechos humanos y renovaron su compromiso para erradicar la discriminación y el racismo, en particular hacia las personas afrodescendientes y pueblos indígenas, así como mejorar las condiciones de vida de estas poblaciones e incrementar su acceso a servicios públicos de calidad, cuyo diseño e implementación sean culturalmente pertinentes.

Perú, Chile, Bolivia y Colombia reiteraron su compromiso con la promoción de una migración segura, ordenada y regular, en estricto respeto a los derechos humanos y bajo los principios de solidaridad y responsabilidad compartida, atendiendo las causas y los desafíos multidimensionales de la migración con Carta de la ISP Interaméricas al rector de la Universidad Andina Simón Bolívar-sede Ecuador sobre el despido de ocho de sus trabajadores - PSI - The global union federation of workers inuna perspectiva humanitaria y de cooperación regional e internacional, buscando la integración de las personas migrantes, así como la asistencia a las comunidades de acogida.

Universidad Andina Simón Bolívar

El presidente colombiano le solicitó a su canciller Álvaro Leyva y al ministro de Eduación, Alejandro Gaviria, plantear un programa para expandir la Universidad Andina Simón Bolívar.

“Todos los países integrantes de esa comunidad deberíamos enriquecerla. Debería ser la universidad estrella con los mejores profesores y profesoras. Fuertemente financiada, una universidad de vanguardia”, concluyó.

* Antropóloga, docente e investigadora peruana, analista asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.