INFORME 4: ARGENTINA: PATRIA O FMI.- El pueblo gobierna desde la calle

Que el mundo cambió de manera irreversible, parece una verdad de perogrullo tras la pandemia de Covid-19, apenas sentenciada por algunas voces previamente a que se desatara el fenómeno crítico, para el que los sistemas de salud a lo largo y ancho del globo demostraron no estar preparados.

Más de 254 millones de personas infectadas y más de 5 millones de muertos son las cifras que arrojan estos últimos dos años a nivel mundial. Latinoamérica y el Caribe no fue la excepción, con un número que se elevaba el 31 de octubre de 2021 a un total de casi cuarenta y seis millones de casos de contagio, y poco más de seiscientos diez mil fallecidos, con epicentro en Brasil.

En este contexto, durante la primera ola de la infección, el 20 de marzo del 2020 el gobierno nacional de la Argentina estableció la Argentina prorroga la emergencia sanitaria por la pandemia y restringe viajes en las zonas más afectadasmedida de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio mediante el decreto 291/2020 “a fin de proteger la salud pública, lo que constituye una obligación inalienable del Estado nacional” según rezaba el Boletín Oficial, estimando que se trataría de un cese de actividades momentáneo. Pero la realidad epidemiológica internacional y la falta de tratamientos virales o vacunas efectivas en aquel momento, dibujaron otro panorama en medio de la emergencia por la velocidad de los contagios.

Declaración de emergencia sanitaria

Así es que la medida, que en el lenguaje se popularizó como “cuarentena”, aunque excediera por mucho los cuarenta días, se sostuvo en el país -no sin conflictos- hasta febrero de este año, cuando dio paso a la fase de Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio, con mayor margen de movilidad permitida.

Bajo estas condiciones y mediante un permanente fuego de operaciones mediáticas de alto impacto, primaron las iniciativas de protesta (coordinadas a través de las redes sociales) del poder económico concentrado que movilizó a la calle a sectores medios reaccionarios de la población excluidos, sin embargo, del reparto de la riqueza acaparada por los grandes empresarios y financistas En defensa de los humanos discriminados y sin derechos que los dirigieron a manifestarse.

4°Informe CLAE

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.