El comercio mundial ¿listo para una recuperación sólida, aunque desigual?

Eduardo Camin |

Las perspectivas para una pronta recuperación del comercio mundial han mejorado tras una expansión del comercio de mercancías más rápida de lo previsto en el segundo semestre del último año, según nuevas estimaciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC). La OMC prevé que el volumen del comercio mundial de mercancías aumente un 8,0% en 2021 después de haber disminuido un 5,3% en 2020, continuando la recuperación del colapso inducido por la pandemia, desde los mínimos registrados en el segundo trimestre del año pasado.

Varios analistas consideran que el núcleo central del capitalismo quiere imponer esta visión, ademas de la nueva secretaria general de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, quien tomó posesión de su cargo el 1 de pasado y se ha convertido en la primera mujer en dirigir la OMC y el primer Director General procedente de África. Su mandato terminará el 31 de agosto de 2025 y Ngozi Okonjo-Iweala está haciendo buena letra para poder seguir en el cargo, porque la lucha interna del organismo está complicada.https://www.wto.org/images/slideshow/pc31mar21/gallery/album/tablet/20210331-forecast-026.jpg

Puntos principales del informe de la OMC

⦁ Se prevé que el volumen del comercio mundial de mercancías aumente un 8,0% en 2021 después de haber disminuido un 5,3% en 2020, una disminución menor de lo previsto anteriormente.
⦁ El crecimiento del comercio probablemente se frenará hasta el 4,0% en 2022, y el volumen total del comercio mundial se mantendrá por debajo de la tendencia anterior a la pandemia.
⦁ El PIB mundial a tipos de cambio de mercado debería aumentar un 5,1% en 2021 y un 3,8% en 2022, después de contraerse el 3,8% en 2020.
⦁ El comercio de mercancías en dólares nominales disminuyó en 2020 un 7% y las exportaciones de servicios comerciales se redujeron un 20%.
⦁ La bajada de los precios del petróleo dio lugar a una contracción del 35% del comercio de combustibles en 2020.
⦁ Los servicios de viajes disminuyeron un 63% en 2020 y no se recuperarán plenamente hasta que remita la pandemia.

El crecimiento del comercio debería ralentizarse al 4,0% en 2022 y los efectos de la pandemia seguirán dejándose sentir, ya que ese ritmo de expansión mantendría al comercio por debajo de la tendencia anterior a la pandemia (gráfico 1).

Las perspectivas a corto plazo para el comercio mundial, relativamente positivas, se ven empañadas por las disparidades regionales, la debilidad persistente del comercio de servicios y las demoras en los planes de vacunación, en particular en los países pobres. La COVID-19 sigue planteando la mayor amenaza a las perspectivas para el comercio, ya que nuevas olas de infecciones podrían fácilmente frustrar la esperada recuperación.

Trade forecast press conference«El sólido repunte del comercio mundial desde mediados del año pasado ha ayudado a suavizar el golpe de la pandemia para las personas, las empresas y las economías», dijo la Directora General de la OMC Ngozi Okonjo-Iweala. «Será esencial mantener abiertos los mercados internacionales para que las economías puedan recuperarse de esta crisis y el suministro de vacunas rápido, global y equitativo es un requisito previo para la recuperación sólida y sostenida que todos necesitamos».

«El aumento de la producción de vacunas permitirá a las empresas y las escuelas reabrir con mayor rapidez y ayudará a las economías a recuperarse. Sin embargo, mientras siga habiendo un gran número de personas y países excluidos de un acceso suficiente a las vacunas, el crecimiento se frenará y se correrá el riesgo de revertir la recuperación sanitaria y económica en todo el mundo», expresó.

La Directora General añadió que el comercio a través de las cadenas de valor ha ayudado a los países a acceder a alimentos y suministros médicos esenciales durante la crisis.

«La fabricación de vacunas requiere insumos de muchos países diferentes. Una de las principales vacunas contra la COVID-19 incluye 280 componentes procedentes de 19 países diferentes», dijo. «Las restricciones al comercio hacen que sea más difícil aumentar la producción. La OMC ha ayudado a que el comercio siga fluyendo durante la crisis. Ahora, la comunidad internacional debe aprovechar el poder del comercio para ampliar el acceso a vacunas que salvan vidas».

Gráfico 1: Volumen del comercio mundial de mercancías, 2015T1-2022T4. Índice, 2015=100

El comercio mundial listo para una recuperación sólida, aunque desigual | empresaexterior │Noticias del comercio exterior y negocio internacional. España
Fuentes:  OMC y UNCTAD para los datos sobre el volumen del comercio; OMC para las previsiones.

Es probable que a corto plazo las previsiones empeoren debido a factores relacionados con la pandemia, como por ejemplo, la insuficiente producción y distribución de vacunas o la aparición de nuevas cepas de COVID-19 resistentes a las vacunas. A medio y largo plazo, la deuda y los déficit públicos podrían también pesar en el crecimiento económico y el comercio, en particular en los países en desarrollo sumamente endeudados.

La previsión ilustrativa del gráfico 1 muestra dos escenarios alternativos para el comercio. En el escenario optimista, la producción y difusión de vacunas se aceleraría, lo que permitiría relajar antes las medidas de contención. Esto añadiría alrededor de 1 punto porcentual al crecimiento del PIB mundial y alrededor de 2,5 puntos porcentuales al crecimiento del volumen del comercio mundial de mercancías en 2021.

El comercio volvería a su tendencia anterior a la pandemia en el cuarto trimestre de 2021. En el escenario pesimista, la producción de vacunas no lograría satisfacer la demanda y/o aparecerían nuevas variantes del virus contra las cuales las vacunas serían menos eficaces. Un tal resultado podría recortar 1 punto porcentual al crecimiento del PIB mundial en 2021 y casi 2 puntos porcentuales al crecimiento del comercio.

Para el conjunto del año 2020, el comercio de mercancías se redujo un 5,3% (cuadro 1). Esta disminución es menor que el descenso del 9,2% previsto en el anterior pronóstico elaborado por la OMC en octubre de 2020. Los resultados, mejores de lo esperados, hacia finales del año pueden explicarse en parte por el anuncio de las nuevas vacunas contra la COVID-19 en noviembre, lo cual contribuyó a mejorar la confianza de las empresas y los consumidores. En el recuadro 1 se examinan en más detalle los motivos de la revisión al alza de las previsiones.

El volumen del comercio mundial de mercancías se desplomó un 15,0% interanual en el segundo trimestre de 2020 (revisión al alza desde el -17,3% previsto en octubre), cuando en todo el mundo se impusieron confinamientos y restricciones a los viajes para limitar la propagación de la COVID-19. Los confinamientos se relajaron en la segunda mitad del año a medida que disminuyeron las tasas de infección, lo cual permitió que en el cuarto trimestre los envíos de mercancías volvieran a situarse en niveles cercanos a los de 2019.

El crecimiento más rápido del comercio y la producción en la segunda mitad de 2020 estuvo respaldado por importantes intervenciones de política de los Gobiernos, en particular las considerables medidas de estímulo fiscal de los Estados Unidos. Estas medidas aumentaron los ingresos de los hogares y favorecieron que se siguiera gastando en todos los bienes, incluidas las importaciones.

Además, muchas empresas y hogares se adaptaron a la evolución de las circunstancias, encontrando maneras innovadoras de sostener la actividad económica ante las restricciones a la movilidad relacionadas con la salud. La gestión eficaz de la pandemia limitó el alcance de la desaceleración económica en China y otras economías asiáticas, lo cual les permitió seguir importando. Estas medidas ayudaron a impulsar la demanda mundial y pueden haber evitado un descenso aún mayor del comercio.

En 2020 el comercio en dólares nominales de los Estados Unidos disminuyó de forma más pronunciada que el comercio en términos de volumen. El valor de las exportaciones mundiales de mercancías disminuyó un 8% en comparación con el año anterior, y los ingresos en concepto de servicios comerciales se desplomaron un 20%. El comercio de servicios se vio especialmente perjudicado por las restricciones a los viajes internacionales, que imposibilitaron la prestación de servicios que requieren la presencia física o la interacción cara a cara.

Los efectos de la pandemia sobre el volumen del comercio de mercancías varió de una región a otra en 2020, si bien la mayoría de ellas registraron descensos acusados tanto de las exportaciones como de las importaciones (cuadro 1). Asia fue la única excepción, con un aumento del volumen de exportación del 0,3% y una modesta disminución del volumen de importación del 1,3%.

Las regiones ricas en recursos naturales registraron los mayores descensos de las importaciones, en particular África (-8,8%), América del Sur (-9,3%) y Oriente Medio (-11,3%), probablemente debido a la reducción de los ingresos derivados de las exportaciones, no en vano los precios del petróleo cayeron en torno al 35%. En comparación con otras regiones, el descenso de las importaciones de América del Norte fue relativamente pequeño (-6,1%).

En 2021, la demanda de bienes objeto de comercio estará impulsada por América del Norte (11,4%) gracias a las cuantiosas inyecciones fiscales en los Estados Unidos, lo cual también debería estimular a otras economías a través del comercio. Europa y América del Sur registrarán un crecimiento de las importaciones de alrededor del 8%, mientras que otras regiones registrarán aumentos menores.

La mayor parte de la demanda mundial de importaciones será atendida por Asia, cuyas exportaciones está previsto que aumenten un 8,4% en 2021. Las exportaciones europeas aumentarán prácticamente lo mismo (8,3%), mientras que las exportaciones de América del Norte registrarán un aumento menor (7,7%).

Las sólidas previsiones de crecimiento de las exportaciones en África (8,1%) y Oriente Medio (12,4%) dependerán de que los gastos en concepto de viajes repunten a lo largo del año, lo cual reforzaría la demanda de petróleo. Mientras tanto, América del Sur registrará un crecimiento de las exportaciones más modesto (3,2%), al igual que la Comunidad de Estados Independientes (CEI), incluidos determinados Estados asociados y antiguos Estados miembros (4,4%).

¿Por qué el comercio y la producción han disminuído menos de lo que se temía al inicio de la pandemia?

En abril de 2020, cuando más de la mitad de la población mundial se vio obligada a confinarse, el grado de incertidumbre en relación con la pandemia hizo que la previsión de la OMC para el comercio contemplara dos escenarios distintos sobre las repercusiones de la COVID-19 en el comercio mundial:

 

1) un escenario relativamente optimista, con una acusada disminución seguida de una recuperación a partir de la segunda mitad de 2020, y
2) un escenario más pesimista con una disminución inicial más acusada y una recuperación más lenta. Pronto quedó claro que el escenario optimista era el que en realidad se estaba produciendo, y así lo anunció la OMC en junio de 2020. Con todo, incluso este escenario sobrevaloró el alcance de la disminución: la estimación inicial de abril del -12,9% se revisó al alza, hasta el -9,2% en octubre.

La disminución final fue del -5,3%. De modo análogo, la disminución prevista por el FMI para el PIB mundial a tipos de cambio de mercado en 2020 pasó del -6,1% en junio del año pasado al ‑4,7% en octubre y, por último, al -3,8% en enero de 2021.

¿A qué se debe que las contracciones del crecimiento y el comercio hayan sido menores de lo previsto?

Las sólidas políticas monetarias y fiscales adoptadas por muchos Gobiernos fueron probablemente los factores más importantes. Estas políticas, de un alcance y una cobertura geográfica mucho mayores que la respuesta a la crisis financiera mundial de 2008-2009, ayudaron a prevenir una mayor caída de la demanda mundial, que habría reducido aún más el comercio.

La política fiscal, en particular, aumentó la renta personal en las economías avanzadas, lo que permitió a algunos hogares mantener unos niveles relativamente altos de consumo y favoreció que hubiera más exportaciones de lo que habría sido posible en otro caso.
Los confinamientos y las restricciones de los viajes indujeron a los consumidores a dejar de gastar en servicios no comercializados para gastar en bienes. La innovación y la adaptación por parte de las empresas y los hogares impidieron que la actividad económica disminuyera aún más. Las cadenas de suministro de manufacturas pudieron reanudar sus operaciones y muchas personas pasaron a trabajar a distancia, lo que generó ingresos y demanda.

Por último, la moderación ejercida por los Miembros de la OMC en materia de política comercial impidió que el proteccionismo sofocara el comercio mundial. Como se ha documentado en los informes de vigilancia de la OMC, muchas medidas de reDigitalizarse para compensar la inactividad del comercio internacional |  Pyme | Cinco Díasstricción del comercio impuestas al inicio de la pandemia fueron desmanteladas y se introdujeron nuevas medidas de liberalización.

A pesar de las dificultades persistentes, en particular en cuanto al comercio de las vacunas, el sistema multilateral de comercio permitió que el comercio fluyera e impidió resultados peores, ya que los Miembros tuvieron que actuar conforme a sus compromisos y su propio interés económico. Al igual que durante la crisis financiera mundial, los cimientos del sistema demostraron ser firmes.

Cuadro 1: Volumen del comercio de mercancías y PIB real, 2017-2022a- Variación porcentual anual

2017 2018 2019 2020 2021P 2022P
Volumen del comercio mundial de mercancíasb

4,9

3,2

0,2

-5,3

8,0

4,0

Exportaciones
América del Norte

3,4

3,8

0,3

-8,5

7,7

5,1

América del Surc

2,3

0,0

-2,2

-4,5

3,2

2,7

Europa

4,1

1,9

0,6

-8,0

8,3

3,9

CEId

3,9

4,1

-0,3

-3,9

4,4

1,9

África

4,7

2,7

-0,5

-8,1

8,1

3,0

Oriente Medio

-2,1

4,7

-2,5

-8,2

12,4

5,0

Asia

6,7

3,8

0,8

0,3

8,4

3,5

Importaciones
América del Norte

4,4

5,1

-0,6

-6,1

11,4

4,9

América del Surc

4,5

5,4

-2,6

-9,3

8,1

3,7

Europa

3,9

1,9

0,3

-7,6

8,4

3,7

CEId

14,0

4,1

8,5

-4,7

5,7

2,7

África

-1,7

5,4

2,6

-8,8

5,5

4,0

Oriente Medio

1,1

-4,1

0,8

-11,3

7,2

4,5

Asia

8,4

5,0

-0,5

-1,3

5,7

4,4

PIB mundial a tipos de cambio de mercado

3,3

3,0

2,4

-3,8

5,1

3,8

América del Norte

2,3

2,8

1,9

-4,1

5,9

3,8

América del Surc

0,8

0,2

-0,7

-7,8

3,8

3,0

Europa

2,8

2,0

1,5

-7,1

3,7

3,6

CEId

2,3

2,9

2,1

-0,5

1,0

1,2

África

3,1

3,1

2,9

-2,9

2,6

3,8

Oriente Medio

0,7

0,5

0,1

-6,0

2,4

3,5

Asia

5,1

4,6

4,1

-1,1

6,1

4,1

a             Las cifras correspondientes a 2021 y 2022 son previsiones.
b             Promedio de las exportaciones e importaciones.
c             Comprende América Central y del Sur y el Caribe.
d             Comprende la Comunidad de Estados Independientes (CEI), incluidos determinados antiguos Estados miembros y Estados miembros asociados.
Fuente: OMC para los datos comerciales y estimaciones de consenso para el PIB.

Información sobre las estadísticas comerciales

Los gráficos de esta sección ilustran las estadísticas comerciales anuales y trimestrales de la OMC con mayor detalle y destacan determinados indicadores relacionados con el comercio dignos de mención.

El gráfico 2 que figura a continuación muestra los índices del volumen de las exportaciones e importaciones trimestrales de mercancías, por regiones, de 2015 a 2020, más las previsiones para 2021 y 2022. En el segundo trimestre de 2020, América del Norte y Europa registraron un acusado descenso interanual de los volúmenes de exportación, del 25,8% y el 20,4%, respectivamente.

Una oportunidad para posicionarnos en el comercio internacionalEn el cuarto trimestre estas regiones habían recuperado gran parte del terreno perdido, con descensos interanuales de solo el 3,0% y el 2,4%. Las exportaciones del Oriente Medio también cayeron en picado en el segundo trimestre al desplomarse el consumo de petróleo en todo el mundo debido a las restricciones a los viajes internacionales y nacionales.

Las exportaciones asiáticas registraron una disminución mucho menor (7,2%) en el segundo trimestre, pero para el cuarto trimestre habían subido un 7,7% en comparación con el año anterior. Esta rápida recuperación se explica por el impacto relativamente pequeño de la COVID‑19 en determinadas economías asiáticas, y por el hecho de que la región ha venido suministrado al mundo bienes de consumo y suministros médicos durante la pandemia, lo que ha elevado las exportaciones regionales totales.

En los años abarcados por las previsiones vemos una divergencia entre las regiones con un crecimiento del comercio más rápido y las que tienen un crecimiento del comercio más lento. En cuanto a las importaciones, África, América del Sur y Oriente Medio seguirán sufriendo un estancamiento de su comercio de mercancías, mientras otras regiones registrarán avances.

En relación con las exportaciones, la mayoría de las regiones solo registrará aumentos moderados, mientras que Asia sigue suministrando grandes cantidades de bienes a los mercados mundiales.

Gráfico 2: Exportaciones e importaciones de mercancías por región, 2015T1-2022T4- Índice del volumen, 2015=100
OMC | Comunicados de prensa 2021 - El comercio mundial listo para una recuperación sólida, aunque desigual, después de la pandemia de COVID-19 - Press/876
a             Comprende América Central y del Sur y el Caribe.
b             Comprende la Comunidad de Estados Independientes (CEI), incluidos determinados antiguos Estados miembros y Estados miembros asociados.
Fuente: OMC y UNCTAD.

El gráfico 3 ilustra la evolución trimestral del comercio de mercancías en dólares corrientes de los Estados Unidos a lo largo de 2020. Indica que el valor del comercio mundial de bienes manufacturados fue un 6% superior en el cuarto trimestre de 2020 que en el mismo período del año anterior. Esta recuperación puede atribuirse a la reanudación de la actividad en las fábricas coincidiendo con la adopción de las medidas de seguridad necesarias para proteger a los trabajadores frente a la COVID-19.

El comercio de productos agropecuarios aumentó en una cuantía similar durante el mismo período. En cambio, el valor del comercio de combustibles y productos de la minería registró una disminución del 19% en el cuarto trimestre. El valor del comercio de mercancías en general subió ligeramente en comparación con el año anterior (2%), pero este aumento tal vez esté sobrevalorado debido a que el comercio mundial ya se estaba frenando en el cuarto trimestre de 2019, antes de la pandemia.

Gráfico 3: Crecimiento interanual del comercio mundial de mercancías, 2020T1-2020T4- Variación porcentual en $EE.UU.

Fuente: Estimaciones de la OMC.

La mayor parte de las categorías de bienes manufacturados registraron importantes aumentos en la segunda mitad de 2020. Esto se ilustra en el gráfico 4, que muestra el crecimiento interanual mensual y trimestral del comercio mundial, en dólares de los Estados Unidos, por sector. El comercio mundial de hierro y acero se redujo un 17% en el tercer trimestre, pero este descenso se redujo al 2% en el cuarto trimestre.

El comercio de hierro y acero es indicativo de las condiciones económicas generales, ya que estos productos se utilizan de forma intensiva en la fabricación de automóviles y en la construcción de edificios, y ambos sectores se vieron afectados gravemente por la pandemia.

El sólido crecimiento del comercio de textiles en el tercer y cuarto trimestre probablemente refleja la alta demanda de artículos médicos para cubrirse el rostro, que están incluidos en esta categoría. Los productos electrónicos, como las computadoras, también registraron un crecimiento sostenido del 12% en el segundo semestre de 2020, lo que refleja la sólida demanda como consecuencia de la renovación de equipo por parte de los hogares y las empresas para facilitar el trabajo a distancia.

El gráfico 5 muestra la variación interanual en el comercio mundial de servicios comerciales, por categoría principal. Para el conjunto del año 2020, los servicios de transporte y de viajes disminuyeron un 63% y un 19% respectivamente. Entre tanto, la categoría relativa a otros servicios comerciales (que incluye los servicios financieros y los servicios relacionados con la informática) aguantaron bien, y solo disminuyeron un 2%.

Por último, los servicios relacionados con bienes disminuyeron un 13%. Los servicios de transporte y viajes sufrieron directamente los efectos de las medidas de contención encaminadas a limitar la propagación de la COVID-19, muchas de las cuales siguen aplicándose o se han endurecido ante el rebrote de la enfermedad.

Se pueden descargar estadísticas trimestrales y anuales detalladas sobre el comercio de mercancías y de servicios comerciales en el portal de datos en línea de la OMC (data.wto.org). También se puede descargar un suplemento estadístico que muestra clasificaciones de países y su participación en el comercio mundial en el siguiente enlace.

Gráfico 4: Crecimiento interanual del comercio mundial de productos manufacturados, 2020T3-2020T4
Variación porcentual en $EE.UU.

Fuente: Estimaciones de la OMC.

Gráfico 5: Crecimiento interanual del comercio mundial de servicios comerciales, 2020T1-2020T4
Variación porcentual en $EE.UU.


Fuente: Estimaciones de la OMC-UNCTAD-ITC.

Indicadores comerciales de alta frecuencia

Durante la pandemia, la OMC ha venido siguiendo de cerca determinados indicadores relacionados con el comercio, oportunos y de alta frecuencia, para comprender mejor las tendencias actuales del comercio de mercancías y servicios comerciales. Más adelante se expone una selección de estos indicadores para ofrecer un contexto adicional de las previsiones y las estadísticas comerciales.

La OMC también ha tratado de mejorar los modelos de previsión del comercio, específicos de cada país y basados en series cronológicas, mediante la inclusión de indicadores disponibles de alta frecuencia, como el tráfico portuario de contenedores, indicadores sobre la producción y medidas de riesgo financiero, junto con datos sobre el comercio y el PIB de menor frecuencia, utilizando técnicas de muestreo de datos mixtos (MIDAS) (véase el recuadro 2).

El gráfico 6 muestra el número de vuelos internacionales diarios y de escalas portuarias diarias de buques portacontenedores, así como los precios de los futuros del cobre hasta el 1 de marzo de 2021, en función de la disponibilidad de datos.

El número de vuelos internacionales diarios disminuyó en torno al 80% en el primer trimestre de 2020, cuando los países cerraron sus fronteras para reducir la propagación de la COVID-19. Este número fue aumentando gradualmente a medida que los casos disminuían y las personas volvían a viajar de nuevo, si bien de forma limitada.

A finales de 2020 se produjo un repunte de los vuelos al aumentar los viajes para reunirse con familiares y amigos coincidiendo con las fiestas de final de año, si bien la reaparición del virus ha reducido nuevamente los vuelos en 2021. Los viajes internacionales están estrechamente relacionados con los servicios de viajes, pero también con los servicios de transporte y el comercio de bienes, ya que las aeronaves de pasajeros con frecuencia llevan envíos de carga aérea.Embalajes en el transporte aéreo de carga - Manual de Comercio Exterior

A diferencia de los vuelos internacionales, el transporte marítimo ha sido más estable durante la pandemia. El número de escalas portuarias disminuyó en febrero y abril del año pasado, así como en enero de este año, lo cual refleja los períodos pico de infección. Esta disminución reciente es preocupante, ya que los países dependen cada vez más del comercio internacional para obtener artículos de primera necesidad como alimentos y medicamentos.

Los precios diarios de los contratos de futuros de cobre disminuyeron drásticamente en marzo de 2020 cuando se dieron a conocer noticias sobre la propagación de la enfermedad, pero han subido desde entonces, lo cual refleja la mejora de las perspectivas económicas. El cobre se utiliza en la fabricación de productos electrónicos, cuya demanda ha sido sólida ya que los particulares y las empresas han invertido en tecnología para poder trabajar a distancia.

El repunte registrado en noviembre del año pasado probablemente reflejaba las expectativas de un crecimiento económico más sólido después del anuncio de nuevas vacunas contra la COVID-19. El aumento reciente en 2021 puede reflejar las expectativas de que las medidas de estímulo en los Estados Unidos y otros países impulsarán el crecimiento económico.

Gráfico 6: Vuelos comerciales internacionales, escalas portuarias y futuros del cobre, 1 de enero de 2020 – 1 de marzo de 2021
Índices, $EEUU por libra

Por último, el gráfico 7 muestra el volumen diario y el tono general de los informes de prensa que contienen frases relacionadas con «economic activity» (actividad económica), conforme al seguimiento efectuado por el Servicio de resúmenes del Proyecto GDELT. En el punto álgido de la pandemia, las noticias de prensa aumentaron y el tono general de los artículos fue mayoritariamente negativo.

A media que la pandemia ha ido remitiendo en los últimos meses, el número de artículos ha disminuido, si bien sigue estando por encima de los niveles anteriores a la pandemia. El tono de las noticias pasó a ser más positivo, con el anuncio de las vacunas contra el virus en noviembre. La reciente moderación del tono y el repunte desde mínimos de la intensidad podrían estar relacionados con la reaparición de la pandemia.

Gráfico 7: Visualización de frases relacionadas con la actividad económica, 1 de enero de 2020 – 15 de marzo de 2021
(En % e índice)


Fuente: Servicio de resúmenes del Proyecto GDELT.

La formulación de previsiones sobre el comercio en determinadas economías utilizando el muestreo de datos mixtos

Para las previsiones actuales, la OMC utilizó una técnica relativamente nueva llamada muestreo de datos mixtos (MIDAS) para perfeccionar las previsiones sobre las importaciones en el caso del Brasil, China y los Estados Unidos. MIDAS permite utilizar datos de más alta frecuencia (por ejemplo, datos mensuales o diarios) junto con datos de menor frecuencia (por ejemplo, datos trimestrales o anuales) sin necesidad de promediar los valores de frecuencia alta.

Con esta técnica se evita la pérdida de información en los modelos de previsión convencionales, que se limitan a utilizar variables de la misma frecuencia. Por ejemplo, los modelos convencionales pueden utilizar el promedio de los pedidos mensuales de exportación de cada trimestre para prever el comercio de mercancías trimestral. La técnica MIDAS hace innecesario este promedio, al permitir a los analistas aprovechar toda la información disponible sobre la dinámica de los datos de mayor frecuencia.

Para las estimaciones MIDAS del Brasil se utilizó el Markets Bond Index Plus (EMBI+) (comunicado diariamente) como variable de alta frecuencia. Esto permitió incluir información hasta la primera semana de marzo del año en curso. Se eligió el EMBI+ porque se ha demostrado que las condiciones crediticias y financieras son un indicador adelantado del comercio.

En el caso de China, se utilizaron como indicador de alta frecuencia datos mensuales sobre el movimiento de contenedores llenos entrantes en el puerto de Hong Kong, y en el caso de los Estados Unidos se utilizó el movimiento mensual de contenedores entrantes llenos en los puertos de Long Beach y Los Angeles.

Estas estimaciones mejoraron la dinámica a corto plazo de las previsiones y tuvieron efectos pequeños, pero apreciables, a nivel regional y mundial. En los tres casos se utilizaron como variables de baja frecuencia el PIB y el volumen de las importaciones de mercancías. MIDAS es un complemento útil de las técnicas tradicionales de previsión. El uso más amplio de esta y otras técnicas novedosas debería ayudar a seguir perfeccionando las previsiones comerciales de la OMC.

 

*Periodista uruguayo, acreditado en ONU-Ginebra. Analista asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

Deja una respuesta