Otro Foro Social Mundial es posible

Francine Mestrum-CETRI|

 

En enero de 2021, el Foro Social Mundial celebrará su vigésimo aniversario. Desafortunadamente, el coronavirus hará imposible un foro real y festivo. Sin embargo, podemos intentar convertir esto ‘malo’ en ‘bueno’ e iniciar un proceso de renovación utilizando el FSM virtual de enero de 2021 como un trampolín para un proceso político verdadero hacia un Foro presencial en la Ciudad de México en enero de 2022.

Siempre hemos estado hablando del «proceso del Foro», pero de hecho nunca ha existido entre foros. Cada Foro tenía que empezar de nuevo, sin tener en cuenta los resultados de un Foro anterior, sin mirar hacia el próximo Foro. Es uno de los fracasos de todo este «proceso» y una de las fórmulas equivocadas para describirlo. Los diferentes FSM hasta ahora han sido eventos, no procesos.fsm_2018_salvador_de_bahia_foto_carminda_max_lorin_custom.jpg

Hacer un balance

Veinte años después del primer y más famoso Foro de Porto Alegre en 2001, ha llegado el momento de hacer un balance de todo el ‘proceso’. ¿Qué hemos realizado? Cuál era el objetivo? ¿Qué tan cerca estamos?

En el año 2001 el objetivo claramente fue construir un contra-poder para dar voz a los movimientos sociales, de modo que pudieran responder a la voz que venía del Foro Económico Mundial de Davos.

En esos primeros años hubo varios intentos de construir esa voz y construir alternativas a las políticas neoliberales dominantes. El ‘Manifiesto de Porto Alegre’ y el ‘Llamamiento de Bamako’ serán recordados, pero curiosamente estos textos fueron rechazados porque, paradójicamente, el FSM había decidido que no quería tener voz propia.

Las únicas voces permitidas fueron las provenientes de los movimientos que participan en el Foro. Esta es una de las reglas más fuertes de la ‘Carta de Principios’ adoptada en 2001, aún vigente hoy, y responsable del impasse en el que se encuentra el FSM.

Pero, uno podría pensar: ¿el FSM seguramente trabajó en alternativas, en un análisis político común, en la construcción de poder, en la organización?

Bueno, aquí de nuevo, la respuesta es no. Como todo quedó en manos de los movimientos participantes y es natural que nada ocurra de forma espontánea sino que necesite algún incentivo y / u organización, el FSM siguió y siguió sin que se lograra nada concreto.

Seguramente hubo Foros muy exitosos, los primeros en Porto Alegre, el de Mumbai, el de Belem y el último de Salvador de Bahía. Tuvieron éxito porque reunieron una gran cantidad de movimientos dinámicos, crearon esperanza y… la ilusión de progreso.

Pero, de hecho, el FSM, en mi opinión, sólo ha logrado dos cosas. Primero, en esos primeros años, se construyeron o fortalecieron muchas redes globales. El FSM seguramente ayudó mucho en la construcción de las redes, pero con la consecuencia negativa de que, una vez construídas, estas redes ya no necesitaban del Foro.

En segundo lugar, como tuvimos la oportunidad de experimentar estos últimos meses, el FSM es y sigue siendo una ‘marca’ muy exitosa. La gente cree en él, espera grandes cosas de él. Seguramente el FSM todavía tiene un enorme potencial de encuentro transversal y de puesta en perspectiva de una alternativa que espera concretarse.

Otro Foro Social Mundial es posibleLa consecuencia de todo esto es evidente. El ‘Consejo Internacional’ que se hizo en los primeros años para acompañar el proceso del foro, pronto tuvo alrededor de 150 miembros, de todas partes del mundo con algunos importantes intelectuales como Samir Amin, Immanuel Wallerstein, François Houtart, Bernard Cassen, Ignacio Ramonet, Walden Bello y muchos otros.

Muchos han fallecido mientras tanto, pero los demás simplemente dejaron el CI ya que nunca hubo debates políticos. El CI, acusado de ser ‘reservado’, que no fue verdad, pronto se convirtió en una reunión donde sólo se discutían problemas técnicos y logísticos. ¿Quién querría gastar tiempo y dinero en esto? Además, los ‘padres fundadores’ ganaron cada vez más prominencia, guardando celosamente las reglas pronto obsoletas.

Se temía hablar de política y se hacía hincapié en el «consenso». Mientras que en los primeros años todos los problemas podían resolverse mediante otra comisión, grupo de trabajo, comité de enlace o ‘un poco de paciencia, éste es un proceso de aprendizaje’… alrededor de 2010 ya no quedó nada por inventar.

Alrededor de ese momento, el CI inició un proceso de ‘discusiones de renovación’ con nuevamente grupos de trabajo, discusiones, cuestionarios, entrevistas en profundidad y lo que sea. No salió nada de eso, ya que simplemente no había voluntad de cambiar nada. Ante demandas de democracia, transparencia, rendición de cuentas, se dijo que todo estaba en su lugar.

Éramos un grupo ‘horizontal’, sin jerarquías ni relaciones de poder, claramente la manera perfecta de mantener inalteradas las relaciones de poder que funcionaban perfectamente bien para los que estaban en el poder.

Alrededor de 2015, la mayoría de los principales movimientos globales habían salido del CI, nos quedamos ahora con un grupo de un máximo de 50 miembros. Algunas reuniones muy dolorosas se llevaron a cabo con uno de los padres fundadores diciendo con orgullo: ‘

El Foro soy yo’ y otro bloqueando decisiones para condenar el golpe contra Dilma Rousseff en Brasil, la negativa del gobierno canadiense para dar visas a los miembros africanos para el foro en Montreal, o el asesinato de Marielle Franco en Río de Janeiro.

Análisis erróneo

Hace veinte años, el FSM despertó un gran interés académico y se produjeron muchas investigaciones serias, de nuevo, principalmente en los primeros años y hasta 2015.

La investigación académica necesita categorías claras y, si bien por cierto no son totalmente erróneas, estas categorías permanecen en la mente de las personas y comienzan una vida propia.

Uno de los principales análisis de cómo el FSM se metió en problemas fue que los movimientos sociales habían sido obstaculizados en su trabajo político por las ONG más ricas y poderosas. De nuevo, la oposición entre movimientos y ONG es válida, pero no puede explicar el declive del FSM. Algunas ONG son muy dinámicas y progresistas, mientras que algunos movimientos son más conservadores y no necesariamente más políticos.

Una segunda explicación de los problemas se formuló en términos de horizontalismo frente a verticalismo. Las personas ‘horizontalistas’ fueron vistas como las más progresistas, al estar en contra de todas las formas de jerarquía, mientras que los ‘verticalistas’ fueron los conservadores y la ‘vieja izquierda’ que quiere dominar el foro. Seguramente existen estas diferencias, pero no traducen de ninguna manera correctamente las relaciones de poder actuales.

Sociedad civil busca salvar la cumbre Río+20 | Question DigitalLos proponentes ‘horizontalistas’ son aquellos que, hoy, no quieren ningún cambio, mientras que los llamados ‘verticalistas’ sí quieren algún debate político, alguna forma de organización y reglas de gobernabilidad democrática. Pero ciertamente no son «viejos izquierdistas».

De hecho, los principales bloqueos provienen de los que están en el poder hoy, la mayoría organizaciones cristianas con mucho temor de cualquier cosa que se parezca a la política. El FSM no puede ni debe hablar por sí mismo, el CI está en contra de ‘la dictadura de las mayorías’, no debemos hacer un ‘politburó’ o, imagínense, una ‘quinta internacional’. (Estas acusaciones siguen existiendo hoy).

Nuevas iniciativas

Este es el contexto en el que tenemos que trabajar hoy y en el que tenemos que preparar el FSM virtual de enero de 2021. Tuvimos horas y horas de reuniones, consejo internacional, consejo internacional ampliado, consejo internacional con movimientos globales seleccionados, reuniones con foros temáticos y foros regionales, etc., etc.

Fue a mediados de noviembre cuando finalmente fuimos capaces de comenzar con el trabajo de preparación del foro virtual. Y como de costumbre, todas las iniciativas están condicionadas al respeto de la Carta de Principios.

Mientras tanto, dos grupos de miembros del CI propusieron iniciar una seria reflexión sobre la reforma de los procedimientos del CI y el FSM: un grupo de Brasil y un grupo más internacional de los llamados ‘verticalistas’. Una propuesta para iniciar discusiones dentro del CI fue cortésmente rechazada.

Los llamados ‘verticalistas’ no son verticalistas en absoluto. Soy miembro de un pequeño grupo con Boaventura de Sousa Santos, Roberto Savio, Leo Gabriel, Oscar Gonzalez y Norma Fernández. Nosotros sólo queremos señalar la falta de legitimidad del CI actual y la falta de democracia en el FSM. Creamos un sitio web ( https://foranewwsf.org ) y comenzamos con un grupo de reflexión y consultas con no miembros del CI con el fin de preparar propuestas concretas para ser discutidas en el Foro virtual y sobre todo en el Foro presencial de 2022.

Nuestro principal objetivo es el de tener un Consejo Internacional representativo y un grupo ejecutivo capaz de tomar decisiones políticas democráticas con mayoría calificada. El CI también debería poder discutir asuntos políticos con un intercambio real de opiniones y debates, en lugar de los habituales discursos de tres minutos sin conclusiones.

Parece muy simple, pero es un debate muy difícil y no es seguro que la mayoría de los participantes del FSM estén convencidos.

Necesidades políticas

En 2020, treinta años después de la caída del Muro de Berlín y la desaparición del «socialismo real», se necesitan con urgencia alternativas. En medio de una crisis sanitaria y con una crisis ecológica que se avecina, no hay más tiempo que perder. Durante años, nos hemos dicho a nosotros mismos que estamos en un período de transición y que las alternativas necesitan tiempo para surgir.

Todo esto es muy cierto. Pero al mismo tiempo, surgieron políticas de identidad y regímenes populistas, los ecologistas tuvieron problemas para distinguir la derecha de la izquierda, se rechaza la ‘modernidad’ mientras que en Europa, África, Asia y Oriente Medio el terrorismo islamista está matando a más y más personas.

Nunca antes habíamos tenido una necesidad tan urgente de un nuevo pensamiento político y una nueva utopía de emancipación. Podemos recurrir a nuestros viejos principios básicos, no a los de una «modernidad» mal definida, sino a los de la Ilustración, los valores que nos permitieron salir de la feudalidad opresora. Al mismo tiempo, definitivamente tenemos que integrar los conocimientos del Sur, como los llama Boaventura de Sousa Santos.

Nuestra relación con la naturaleza | Humanidad IntegradaNunca antes ha habido una necesidad más urgente para reconciliar a la humanidad con la naturaleza y preservar el planeta y todos sus habitantes. Y nunca antes hemos tenido una necesidad más urgente de buscar convergencias entre los millones y millones de micro iniciativas a pequeña escala.

Es obvio que el actual pensamiento económico y político dominante no puede ofrecer ninguna solución. La izquierda debe conocer su historia y ser consciente del hecho de que sin organización y sin solidaridad internacional, nada es posible.

El movimiento obrero ha sido el único en la historia, hoy modestamente seguido por el movimiento de mujeres, capaz de cambiar el curso de la historia, capaz de ganar subjetividad, capaz de cambiar el sistema económico. Todos estos logros se están desmantelando ahora y no se está gestando ninguna alternativa global. Se toman nuevas iniciativas como el Grupo de Puebla y el Llamamiento de la Paz, los movimientos sociales se encuentran, pero el camino es muy, muy largo.

Debe quedar claro para todos que ningún «otro mundo» es posible sin la construcción de un contrapoder, sin la configuración de alternativas, sin organización, sin solidaridad internacional. Los movimientos de resistencia son necesariamente locales y nacionales, pero no pueden prosperar sin contactos globales, sin la solidaridad de otros movimientos en otros países. El poder colectivo se construye desde abajo, pero sólo puede llegar al poder cuando se organiza a nivel mundial.

La izquierda siempre ha sido diversa, pero no debemos perder tiempo en tratar de hacer programas unificados. Sí debemos ser claros acerca de nuestros valores básicos, que tienen que ver con la emancipación, la igualdad fundamental de todos los seres humanos, un universalismo basado en el reconocimiento y la aceptación de todas nuestras diferencias, el ‘sapere aude ‘ – atreverse a conocer – de Kant, la posible autocrítica, la separación del Estado y la iglesia, todo esto a ser enriquecido con todos los saberes ofrecidos por los amigos en el sur, sobre la naturaleza, sobre el conocimiento alternativo, sobre otras economías.

Deberíamos dejar de condenar ciegamente todo lo que se considera «occidental». Nuestros conocimientos, que no son necesariamente tan diferentes, han Las formas de lucha -- uy.press / Agencia uruguaya de noticiasevolucionado significativamente en las últimas décadas. Podemos aprender unos de otros, podemos abrir los espacios analíticos como, de nuevo, nos dice Boaventura de Sousa Santos. Una nueva relación entre la humanidad y la naturaleza, un enfoque interseccional de clase, raza y género, el cuidado como valor económico central, la sostenibilidad para las personas, las sociedades y la naturaleza.

Estos son los objetivos por los que deberíamos trabajar en el FSM, dando forma a alternativas concretas para las políticas locales y globales, respetando nuestra diversidad, centrándonos en lo que tenemos en común.

Por eso el Foro Social Mundial sigue siendo tan importante. Es la única estructura capaz de ayudarnos a buscar lo que tenemos en común, a aprender unos de otros, a dar pasos hacia un mundo mejor. El FSM se detiene donde en realidad debería comenzar: al encontrarnos, debemos buscar muy concretamente lo que podemos aprender unos de otros, todas las cosas que son diferentes en las diferentes partes del mundo y qué cosas, a pesar de eso, todos compartimos.

Cómo, sobre esa base, podemos organizarnos, podemos luchar por nuestras ideas, podemos hacer que surjan alternativas reales. Es posible, estoy muy segura de eso, pero queda mucho trabajo por hacer. La pregunta es ¿cuánto tiempo nos queda? ¿Antes de que el cambio climático haga imposible la cooperación? ¿Antes de que un nuevo fascismo nos silencie o nos meta a todos en la cárcel?

 * Doctora en ciencias sociales, ha trabajado en las universidades belgas de Bruselas (ULB), Gante y Amberes. Sus investigaciones tocan al tema del desarrollo social: pobreza, desigualdad, protección social desde una perspectiva global. Representa al Centro Tricontinental (CETRI) en el Consejo Internacional del Foro Social Mundial. Distribuido por el Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)

 

Deja una respuesta