Argentina: El arte neoliberal de endeudarse para pagar el descalabro y la entrega

 

Aram Aharonian|

Los argentinos están convencidos que todavía falta lo peor. Por ahora la economía argentina, en manos de empresarios neoliberales, parece cabalgar directa e inexorablemente hacia la inminente tormenta, con  exportaciones estancadas e importaciones aceleradas, mientras las divisas se van desvaneciendo por fuga de capitales y turismo exógeno, y son los trabajadores y jubilados quienes pagan los desmanes.

El cuadro lo cierra la triste realidad de los informes oficiales, que demuestran que la mayor parte de los desbalances se financia con emisión de deuda. Transcurridos dos años del gobierno de Macri, casi nadie discute que el nivel y el ritmo de endeudamiento externo no son sustentables, señalan investigadores de la Universidad Nacional de Avellaneda Unav).

Las cuentas fiscales cerraron 2017 con un rojo que equivale al 3,9% del PIB. Cuando se incorporan al resultado primario los pagos de intereses de la deuda externa, el déficit financiero asciende hasta un 6,1% del producto. Los desembolsos destinados a enfrentar los vencimientos fueron el gasto que más aumentó el año pasado: 71 por ciento.

El gobierno de Macri financió todo este descalabro con fuerte endeudamiento externo, mientras se expande el déficit fiscal por su propia política baja la recaudación tributaria (eliminó las retenciones y disminuyó la tasa del impuesto a las ganancias y de bienes personales) y por el mayor pago de los servicios de deuda , que se incrementa año tras año.Resultado de imagen para argentina deuda externa

Y  cuando no se pueda ni pagar los intereses de la deuda (default), se cederán los más preciados activos públicos, como fue en los ´90 las privatizaciones de las empresas estatales de petróleo, ferrocarriles, luz, gas, acero, rutas, puertos y el sistema previsional,  y ahora se sumarán tierras fiscales, agua, las acciones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSeS (seguridad social), etc.

Este más: no existen modificaciones en la matriz económica que permita auspiciar la convergencia a una dinámica hacia el crecimiento económico sustentable en el mediano y largo plazo. Más allá del déficit comercial récord o la tendencia galopante de la fuga de capitales, existe una diversidad de riesgos sistémicos aguas abajo que refuerzan la presunción de un panorama sombrío en materia externa, añaden los analistas de la Unav.

El gobierno propicia el ingreso de capitales especulativos con la carnada de tasas de interés que tienden a ser mayores que el crecimiento promedio de los precios (aunque no el de las tarifas de servicios y de los combustibles que suben mucho más)  y de  la evolución cambiaria. Mientras se encarece el crédito a las empresas y a las personas, lo que es confiscatorio de su capital, generando una brutal transferencia de la producción y del consumo a favor del sector financiero, lo que explica las pingües ganancias de los bancos.

Horcio Rovelli, exdirector de Políticas Macroeconómicas del Ministerio de Economía, explica que los componentes del gabinete económico de Macri son tan mediocres que copian y pegan sin saber: en el proyecto de reforma tributaria hay artículos enteros que  extrajeron de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) incluso con el vocablo que usan ellos, pero no los argentinos.

ar-macri-anteojerasLo mismo sucedió con el mega decreto que firmaron Macri y sus ministros con el objetivo de “desburocratizar el Estado”, que habilita –entre muchas otras cosas– al Fondo de Garantías de Sustentabilidad (FGS) de la Anses a operar en el mercado financiero; faculta a la Unidad de Investigación Financiera (UIF) a saltearse la competencia judicial de los fiscales; reduce las multas de infracciones laborales a las empresas; y facilita los embargos comerciales de la cuenta sueldos de los trabajadores”.

Los fundamentos y la forma la copiaron del Decreto 2284/91 del 31 de octubre de 1991 con el que el entonces presidente C arlos Menem y su ministro de Economía Domingo Cavallo desregularon el comercio interior y exterior.

Claro, los impulsa la compulsión por enriquecer a los ricos a costa de expoliar a  toda la población, y, de allí la necesidad de la ley de reforma laboral para cercenar derechos adquiridos por los trabajadores, aplaudidos por los medios hegemónicos de comunicación, mascarón de proa del poder fáctico.

Anticipándose a la negociación salarial con los docentes, el Gobierno decidió marcar la cancha de lo que ser su relación con el movimiento sindical y limitó la próxima negociación paritaria, mediante un decreto, lo que viola la libertad sindical y la ley de organizaciones gremiales. “Nuevos criterios de relación”, justificó el Gobierno; es “un mamarracho jurídico” ripostaron los gremios.Resultado de imagen para argentina docentes

Quien no logra sobrevivir con su salario o se quedó sin trabajo, el que siente que su hijo no tiene futuro o que su padre jubilado la pasa cada vez peor, en algún momento se encontrará con la realidad  y allí no hay posverdad que se sostenga ni con todo el terror mediático nacional y trasnacional.

La gente, el pueblo, ya ganó la calle, obligando a  los dirigentes sindicales, políticos y sociales a seguir sus pasos. Rovelli afirma que la fortaleza del gobierno de Macri es la debilidad del campo nacional y popular. Quizá falte programa, interpelación y liderazgo, pero sobra bronca ante tantos desmanes.

Deja una respuesta